Desaparición en Trégastel, de Jean-luc Bannalec

Jean-Luc Bannalec es a la literatura negra alemana lo que Lorenzo Silva a la española. Ambos comparten edad y en sendos casos se trata de autores cuyas incursiones en el género negro son siempre recibidas con alborozo lector.

En el caso de Jörg Bong, nombre real de Jean-Luc Bannalec, ha sabido construir un personaje singular, el inspector Dupin y conquistar a lectores alemanes y de todo el mundo con unas novelas desbordantes de ese ingenio necesario para abordar la creación de una novela policíaca con los tintes oscuros que marcan el signo de los tiempos de este género.

Ahora llega a España la sexta entrega de una saga siempre recomendable para adentrarse en una fascinante ambientación policíaca con reminiscencias clásicas y esa siempre gustosa impresión de perdurabilidad que las sagas otorgan a tramas y protagonistas.

El inspector Dupin, parisino pero ejerciente en Concarneau y todavía visto como un extraño para los lugareños de una bretaña francesa con una idiosincrasia muy propia, es una especie de nuevo héroe sagaz, hábil y acompañado de un gran equipo con el que deshacer cualquier entuerto.

Pero en esta ocasión el caso lo pillará un poco a contrapié…

Dupín está de vacaciones forzadas en Trégastel, pero sabe que el mundo sigue cobijando a las mentes más retorcidas capaces de todo por fines e intereses aviesos. Incluso en esa entrega fatua al descanso, Dupin irá acercándose a pequeños misterios que para nada apuntan a algún aspecto trágico de su vida ociosa. Hasta que aparece el cadaver de turno para devolverlo a una cruda realidad que en parte anhela…

Quizás se trate más bien de que Dupin actúe como un iman para el mal. Un mal que va hilvanándose en torno a su retiro vacacional en un hotel con vistas al mar más tranquilo en cuya calma chicha se intuyen los avisos de la tormenta.

Lo que asoma como un pequeño reto, una investigación secundaria con la que ocupar su tiempo en la conocida costa de Armor francesa, acaba convirtiéndose en un oscuro asunto sobre el que Dupin deberá moverse con pies de plomo, pues no le incumbe para nada en esos días de asueto.

Y las vistas desde la costa de granito rosa hacia el mar se van tornando más oscuras cuando la tormenta por fin va llegando. Y el hotel va adquiriendo un aire sombrío entre personajes que van haciéndose más extraños, como poseedores de secretos inconfesables.

Una novela que fusiona las maravillas de un espacio único con esa dualidad que siempre se despliega sobre todo lo perfecto y que apunta, finalmente, a lo más avieso del mundo del crimen.

Ya puedes comprar la novela Desaparición en Trégastel, el nuevo libro de Jean Luc Bannalec, aquí:

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.