Las 3 mejores películas de Jim Carrey

Si nos ce√Īimos a los or√≠genes griegos de la interpretaci√≥n m√°s purista con sus tragedias, sus comedias y sus s√°tiras, Jim Carrey podr√≠a ser el √ļltimo heredero de esa estirpe. O sea que menos criticar al bueno de Jim y m√°s considerar en √©l a un S√≥focles de nuestros d√≠as ūüėČ

Sobreactuaci√≥n, histrionismo, gesticulaci√≥n hiperb√≥lica… De todo eso hace gala Jim Carrey para interpretar a personajes cargados de excesos de dramatismo que sin embargo nos llegan con tintes aleg√≥ricos cuando no se trata de meras comedias de entretenimiento. Si quieres conocer m√°s sobre la visi√≥n de la interpretaci√≥n actual en Hollywood del mism√≠simo Jim Carrey, puedes echarle un ojo, aqu√≠.

La cuestión es polarizar actuaciones para hacer de cada protagonista esperpento deformante. Pero también para dilucidar en lo exagerado aspectos que en ocasiones se nos escapan. Porque en los personajes de Carrey encontramos un punto de mascarada general que no pocas veces descubrimos actualmente entre postureos, falsedades y demás sobreactuaciones donde las redes sociales son el colofón final de cada cual.

Top 3 películas recomendadas de Jim Carrey

El show de Truman

Ya habl√© de esta peli cuando me puse con lo mejor de su director, Peter Weir. Ahora toca ce√Īirnos al personaje en s√≠, a ese Truman Burbank encarnado por un Carrey que encaja perfectamente con la noci√≥n tragic√≥mica a uno y otro extremo del abanico interpretativo. Extremos, polos cargados al m√°ximo por su contexto de ficci√≥n hasta que consiguen sentirse reales.

Porque la vida en ocasiones parece ese escenario plagado de c√°maras escondidas que nos observan una vez que las circunstancias devienen irreales, como fuera de contexto, encajadas en un dej√° v√Ļ. Truman frente al espejo de su ba√Īo antes millones de espectadores regala un gesto para la posteridad televisiva del Reality que es su vida desde el mismo momento de su nacimiento. La risa entonces torna a inquietante mueca. Porque se adivina un despertar del personaje sobre el que todo el escenario pivota.

Carrey se ocupa, entre el humor y el desconcierto, de hacernos vivir en su mundo irreal cargado de alegor√≠as y met√°foras sobre lo que ocurre aqu√≠ fuera, al otro lado de toda ficci√≥n. Los miedos del ni√Īo aferrados en el hombre incapacitado para abandonar el que siempre fue su hogar y las chirriantes circunstancias que hacen que su mundo vaya descarrilando.

Porque poco a poco todos van cayendo en la falsedad. Desde su mujer hasta su mism√≠sima madre. Incluso ese mejor amigo que jam√°s lo traicionar√≠a y alcanzando una delirante catarsis con la reaparici√≥n por error de su padre fallecido en mitad del escenario de su vida…

Truman por un lado. Pero de nuestra parte el gusto por la observación de los demás para escupir todo tipo de juicios sumarios. La estupización de la televisión, los contenidos rápidos, la irrelevancia de lo que ocurre y se nos narra en televisión como tragedias de nuestros días…

La voz de su amo. El director del Reality soplándole a los personajes lo que le tienen que decir a Truman en cada momento. Y la publicidad subliminal, como cuando la mujer de Truman mira a cámara y nos pretende vender unos cuchillos de cocina superafilados. Una película desternillante pero también fascinante por muchos otros ángulos.

Man on the moon

Las biografías me suelen repeler bastante. Salvo cuando se trata de desvelar precisamente lo contrario a lo que este tipo de obras tratan habitualmente. Las glorias del protagonista de turno suenan siempre a vanagloriosa ficción. Hasta que alguien te cuenta una historia trágica que precisamente se disfraza de comedia en su apariencia más externa. No podía ser otro que Jim Carrey quien supiera hacer suyos estos dos polos del humorista inundado por la tragedia.

La pel√≠cula se centra en la carrera del c√≥mico estadounidense Andy Kaufman, quien falleci√≥ tristemente en el a√Īo1984 a causa de un c√°ncer de pulm√≥n. Nacido en Nueva York en 1949, debut√≥ en numerosos ‚Äúcabarets‚ÄĚ en los que fue puliendo sus t√©cnicas y su estilo para llegar a convertirse en un extraordinario artista en todos los sentidos. As√≠ fue gan√°ndose el respeto de todos y cada uno de los individuos con los que deber√≠a relacionarse para mejorar su posici√≥n socio-econ√≥mica, algo fundamental de cara a obtener el √©xito que tanto ansiaba desde que era un cr√≠o.

Su salto al estrellato y a la fama en el mundo televisivo se produjo gracias al c√©lebre programa ‚ÄúSaturday Night Live‚ÄĚ, un show que impuls√≥ su trayectoria profesional para formarse como una de las caras m√°s divertidas del panorama internacional. Es una de las estrellas de la serie ‚ÄúTaxi‚ÄĚ y provoca numerosas reacciones debido a sus originales y peculiares representaciones, especialmente aquellas que tienen lugar en el Carnegie Hall de Nueva York ante miles y miles de espectadores. Jim Carrey encarna a la perfecci√≥n al protagonista de esta apasionante historia dirigida por Milos Forman.

Como Dios

Muchos reprochamos a Dios c√≥mo le qued√≥ todo esto. Quiz√°s debi√≥ ser cosa de pretender acabarlo en siete d√≠as… Jim Carrey se encarg√≥ en esta peli, en el colmo de la exageraci√≥n, de disfrazarse de Dios por unos d√≠a para ¬ędisfrutar¬Ľ de la capacidad para hacer el mejor mundo para todos… Morgan Freeman, el verdadero Hacedor, solo tiene que armarse de paciencia para arreglar lo que Jim pueda dejar al final del reto…

Bruce Nolan, reportero de una famosa cadena de televisi√≥n de B√ļfalo, est√° siempre de mal humor. Sin embargo, no tiene ninguna raz√≥n para esta actitud gru√Īona: es muy respetado en su trabajo y tiene como pareja a una joven muy guapa, Grace, que le quiere y comparte piso con √©l. Sin embargo, Bruce es incapaz de verle el lado positivo a las cosas.

Luego de un día particularmente malo, Bruce se deja llevar por la rabia y la impotencia y grita y desafía a Dios. Entonces la oreja divina le oye y decide tomar forma humana y bajar a la Tierra para hablar con él y discutir sobre su actitud. Bruce se muestra desafiante ante él, acusándole de tener un trabajo muy fácil, y Dios le propone un peculiar trato al reportero: él le prestar la totalidad de sus poderes divinos durante una semana y entonces ambos verán si Bruce es capaz de hacerlo mejor que él, ya que es tan fácil. Bruce no duda un segundo y acepta el trato, sin darse cuenta de que, de no lograr ser como Dios de verdad, podría desencadenarse el Apocalipsis…

5/5 - (13 votos)

2 comentarios en ¬ęLas 3 mejores pel√≠culas de Jim Carrey¬Ľ

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.