Impostores, de Robin Cook

Resulta curioso como la gran diversificación en los géneros literarios más actuales puede acabar derivando en subgéneros muy específicos. Recientemente hablábamos de John Grisham y su género propio de suspense judicial y ahora le llega el turno a Robin Cook con su dedicación al misterio científico, al suspense médico…

Y así ocurre que cuando autores como Grisham o Cook convertidos en géneros en sí mismos, batallones de lectores se lanzan a devorar cada novedad.

La novela “Impostores” plantea la siniestra idea del médico perturbado o quizás movido por aviesos intereses capaces de ser antepuestos a la vida de las personas. ¿Qué está impostando y por qué la persona que se encarga de ocultar asesinatos en fallos médicos?

Leer a Cook siempre consigue colmar esa idea de los hospitales con un punto más desosegante del que ya de por sí tienen. Porque a nadie nos gusta entrar en un hospital, signo habitual de enfermedad, pero ya pensar en que pudieran existir personajes como el misteriosos asesino encubierto en esta novela…

Ficción, claro está que todo se circunscribe a la ficción. E incluso en ésta encontramos al emblema normal del personal médico. Porque Noah Rothauser es ese médico capaz, empecinado en mejorar la praxis de una medicina cada vez más apoyada en lo tecnológico y muy humano en última instancia.

Por eso el fiasco de una nueva tecnología novedosísima a implantar en su hospital de Boston le afecta sobremanera y lo lanza a una pormenorizada investigación sobre lo que pudo salir mal para que un paciente acabar falleciendo.

La anestesiología es un práctica médica que compendia lo fisiológico, lo analítico y lo químico. Un anestesista tiene el poder de mantenerte entre aquí y allá. Y visto así, en manos de un demente el asunto puede derivar en el fin…

Lo que Noah va averiguando sobre su personal nos conducirá a una investigación con gusto a Agatha Christie, con ese círculo de posibles criminales sobre el que se nos guía para que barajemos dónde se encuentra la semilla de ese mal.

Porque, lo que es peor, el asunto no queda ahí y nuevos pacientes acaban atravesando ese umbral entre la sedación y la muerte. Y Noah tiene que actuar con premura e intuición para acabar descubriéndolo todo sin acabar el mismo salpicado por la duda…

Ya puedes comprar la novela Impostores, el nuevo libro de Robin Cook, aquí:

 

Valora esta entrada

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.