El eco de la piel, de Elia Barceló

El eco de la piel
Disponible aquí

La versatilidad de Elia Barceló hace que una retrospectiva de su obra se convierta en una referencia bibliografíca de lo más completo. Bajo una misma autoría encontramos diversidad de propuestas que manifiestan una brillante capacidad. Desde sus inicios en la ciencia ficción hasta sus transiciones entre la ficción histórica, el género negro, el suspense o un postrerio realismo “mágico”. Mágico en el sentido de que las reminiscencias fantásticas del oficio de la autora parecen asaltar por momentos la trama.

Y la forma de hilvanarlo todo, la manera en que sus historias se hacen incofundiblemente suyas, nace de una tensión narrativa siempre facilitada desde el propio argumento y completada con una estructura en la que cada capítulo lanza un gancho irrenunciable para el siguiente.

En “El eco de la piel” nos encontramos (como en otras ocasiones en las obras recientes de Barceló y de algunos otros autores como Joel Dicker), con los dos planos que avanzan paralelos desde tiempos distintos. Cronologías dispares entrelazándose mágicamente por momentos, anticipando ese nudo final que enlazará para siempre aconteceres pasados y presentes. Con el gusto de los destinos y las vidas guionizadas para dar un sentido trascendental a todo lo que ocurre.

Sandra acepta la propuesta de Don Luis para escribir la biografía de su madre. Ofelia Arráez creó todo un emporio en torno al calzado femenino y ahora Sandra, elegida como biógrafa, quizás no tan casualmente, se embarca con pasión en ese viaje al pasado que es toda recomposición de una vida. Nada menos que el fascinante tiempo de la gran Ofelia.

De entrada, Sandra podía imaginar que la gran Ofelia tuvo que luchar denodadamente contra unas circunstancias adversas. Su condición de mujer requeriría de muy grandes esfuerzos para conseguir ser lo que fue. Pero más allá de la reivindicación femnista soterrada que podía fundamentar la biografía, Sandra va adentrándose en las luces y sombras de los días de Ofelia. Días que van recobrando nueva luz entre fotografías, documentos, testimonios y descubrimientos inquietantes que apuntan a toda existencia alternativa que al final escribe lo más cierto sobre Ofelia, lo desconocido.

En la imposible simbiosis entre pasado y presente para dos personajes tan distantes es donde Elia Barceló implementa su genio narrativo, ese dominio de todos los recursos en favor del argumento. Porque la cosa va mucho más allá del mero avance en paralelo entre lo que fue de Ofelia y lo que va sucediendo con Sandra.

La verdad de lo pretérito siempre se esconde entre lo que pueda haber de documentado y lo recordado por quienes aún pueden dar testimonio. Pero en ocasiones los planos temporales parecen ponerse de acuerdo para plantear un nuevo camino. La espiral del tiempo se conforma en un bucle en el que Sandra es capaz de divisarlo todo con un realismo que ya no solo atañe a la materia de estudio sobre el que cerrar la biografía de Ofelia, sino que asoma como algo esencial para su vida.

Descubrir a la verdadera Ofelia entre el cúmulo de versiones contrapuestas es abundar en las contradicciones propias de toda vida, incluida la de Sandra. Y los grandes secretos de la brillante mujer se van abriendo completamente para una Sandra hecha privilegiada investigadora hacia una realidad muy distinta a lo conocido.

Ya puedes comprar la novela El eco de la piel, el nuevo libro de Elia Barceló, aquí:

El eco de la piel
Disponible aquí

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.