Secretos, de Jerónimo Tristante

Secretos, de Jerónimo Tristante
Disponible aquí

Las grandes historias de suspense o de misterio desenmascaran paulatinamente una realidad presentada de inicio como algo muy diferente a lo que finalmente es. Se trata de ir rascando sobre el oropel para ir alcanzando nuevas capas donde sedimentan planteamientos más oscuros. Jerónimo Tristante se entrega a la causa del desnudado de personajes y circunstancias en un entorno social hecho mascarada cotidiana. Ni todos son tan felices en el barrio elitista que se nos presenta (cualquier parecido con Altorreal, en Murcia es mera coincidencia), ni el amor es tan cierto como se quiere aparentar.

Las sutiles diferencias (aquí una interesante relación tangencial con varios artículos sobre diferencias), marcan la frontera entre la verdad última y la verdad necesaria. En otras palabras, las apariencias como modo de vida en un entorno social en el que eres tanto como tienes.

Personajes forzados a mostrar ostentosidad desde lo material hasta lo más profundamente emocional. Solo que, ya se sabe que no se puede esconder un gran secreto para siempre, de la misma forma que no se puede dejar de pensar en un elefante rosa una vez que se nos plantea que pensemos en un elefante rosa.

Lo de Jerónimo Tristante y las historias sobre entornos cerrados es ya una tónica fijada en su novela anterior “Nunca es tarde“. Y pese a que los escenarios de una y otra novela son bien distintos pues pasamos del pirineo a una zona residencial de clase alta, encontramos ciertas similitudes en cuanto a unos personajes

La verdad nos hace libres, por cruda que sea. Y al menos, en la literatura, esta premisa se cumple porque como lectores omniscientes que pueden pasar de uno a otro lado del espejo del escenario, al ritmo propuesto por el narrador, eso sí.

Así, ir descubrimendo ambos lados sirve para anticipar la catástrofe, para conocer los motivos últimos soterrados conducidos desde la envidia, el orgullo, la ambición sin límites. En el selecto barrio de esta historia encontramos a víctimas potenciales del engaño en todo ámbito, desde las relaciones personales hasta saltos a la política.

Gelen, la nueva vecina es el motor que lo inicia todo. Está dispuesta a conocer los trapos sucios de tantos y tantos vecinos de Altorreal.

Al final, la historia se sumerge en un extraño terreno del suspense. No hay un caso concreto sino la causa general de los secretos. Gelen va conociendo más y más detalles de unos personajes que, gracias a su pericia para ponerlos contra las cuerdas, acaban confesando desde sus tejemanejes y sus corruptelas hasta sus filias más extrañas.

Y así, disfrutamos de una particular trama de suspense saturada de extrañas expectativas en torno a ese acopio de intimidades oscuras. Tememos por Gelen y disfrutamos con cada uno de sus nuevos descubrimientos en un modus operandi desconcertante.

Paralelamente, el desvelado de esa suma de mentiras, medias verdades secretos de carga moral o penal nos invita a profundizar sobre aspectos complementarios no tan habitualmente abordados en un thriller. Porque cada secreto conlleva un ruptura, un rascado de ese oropel que citaba inicialmente hacia el descubrimiento de un mundo desconchado, de un barrio en el que las casa brillan mientras que los hogares se sostienen a duras penas sobre sus pilares hundidos en tierras movedizas.

Ya puedes comprar la novela Secretos, el nuevo libro de Jerónimo Tristante, aquí:

Secretos, de Jerónimo Tristante
Disponible aquí

 

Secretos, de Jerónimo Tristante
4.7 (94.29%) 7 votes

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.