Sábado, domingo, de Ray Loriga

libro-sabado-domingo-ray-loriga
Clic para ver libro

Siempre llega el domingo con sus contrastes. Unos salen de picnic en familia mientras otros asfixian su conciencia contra la almohada. Y sobre esa extraña transición entre la vida real y el constructo de algún que otro sábado noche ido de madre siempre hay materia sobre la que escribir. Ya ocurrió con La gabardina azul de Daniel Cid recientemente. Ahora le toca a Ray Loriga con su particular prosa evocadora de la novela satírica pasada por el filtro de los tiempos que corren en los que la transgresión es precisamente una hiriente forma de burla sobre lo establecido, lo políticamente correcto desde la hipérbole de la vida extrema. Esa es una posible lectura de esta novela “Sábado, domingo”. Y desde ahí la composición de lugar ya depende de cada lector, de su conocimiento de los submundos en carnes propias, desde la novela negra o desde las sucesos relatados por los medios.

La novela nos conduce a una noche de sábado en la que un joven chico desinhibido por el alcohol se entrega de lleno a sus pulsiones más primitivas. Pero el acceso a la esencia animal del ser puede derivar en circunstancias bestiales que la razón y los restos de la moral posterior puede tratar de enterrar a cualquier precio.

Que el pasado siempre vuelva es un argumento necesario para toda novela que pretenda transitar por los misterios más insospechados. Pero además ese espacio pretérito de lo que fuimos, o más bien lo que fue el  protagonista sirve para una causa del extrañamiento más existencialista que se filtra con la fuerza de esa noción de si realmente pudo ser él quien actuó hacia ese final dramático.

La excusa perfecta para recordar lo que el muro de la conciencia oculta para el protagonista es un baile de máscaras adaptado a una moderna celebración de Halloween. Muchos años han ido dando peso a la lápida de los recuerdos. El joven protagonista ya es un padre más o menos arreglado con sus circunstancias…, hasta esa fiesta de halloween en la que una extraña mirada de una mujer enmascarada se ocupa de ir exhumando recuerdos extraviados sobre el particula sueño de una noche de verano también Shakespearano en su versión más trágica.

Nunca es tarde para tener que asumir lo que hiciste y lo que fuiste. Nunca es el mañana suficiente para que el ayer no termine por darte caza. Nunca sabes cuando puede llegar el domingo más siniestro tras la noche más larga de tu memoria.

Ya puedes comprar la novela Sábado, domingo, el nuevo libro de Ray Loriga, aquí:

libro-sabado-domingo-ray-loriga
Clic para ver libro

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.