Piso para dos, de Beth O’Leary

Piso para dos, de Beth O´Leary
Disponible aquí

Los romances actuales ofrecen en multitud de ocasiones una vis cómica. Cupido debe andar como loco en la vorágine vital de tantos y tantos humanos esquivos con sus flechas.

Es el precio de la modernidad. Y es la magia del amor. Porque en ocasiones las flechas perdidas de Cupido acaban atravesando el corazón más insospechado, vinculando dos almas cuyos destinos, en principio, no tendrían ni tan siquiera que rozarse.

Claro está que en ocasiones las circunstancias son extrañamente propicias. Porque los personajes que nos presenta Beth O´Leary: Tiffy y Leon, sobrellevan las dificultades de la convivencia sin tan siquiera conocerse. Compartir un apartamento de tamaño mínimo entre dos extraños puede parecer cuanto menos incómodo si no absolutamente arriesgado.

Pero si ambos llevan estilos de vida contrapuestos, con ritmos inversos en descansos y jornada de trabajo, el asunto puede asomar como una solución para los exiguos ingresos de dos almas perdidas de ciudad.

El plan perfecto. Cuando uno sale la otra entra. Instantes después de que Tiffy deje la cama para salir precipitadamente a su rutina, el otro la ocupa rendido tras una noche interminable.

Pero hay ciertos dichos que apuntan a que dos que duermen en el mismo colchón…

Está bien que no comparten momentos vitales más allá de las notas de rigor para mantener el espacio compartido en orden. Pero en el fondo, comparten los sueños que flotan en el dormitorio, sueños que pueden estar conspirando extrañamente, trazando un plan para que su encuentro físico llegue a producirse con garantías de éxito.

Solo así puede entenderse que pese a todo, Tiffy y Leon puedan disponer de una oportunidad. Toda idea arriesgada puede derivar en sorpresas. Más aún para dos personajes peculiares como los habitantes de este pequeño piso.

Porque el pandemonium de sus existencias, con la rocambolesca pléyade de actores secundarios, acaba por juntarlos a la fuerza con ese magnetismo que siempre favorece a quien arriesga.

Porque más que en cualquier otro ámbito, en el amor, el que no arriesga, lo pierde todo, hasta lo mejor que podría haber conocido por casualidad.

Ya puedes comprar la novela Piso para dos, una sorprendente historia de Beth O´Leary, aquí:

Piso para dos, de Beth O´Leary
Disponible aquí

 

Valora esta entrada

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.