Los 3 mejores libros de John Lanchester

Quien pase por aqu√≠ de vez en cuando puede que se haya dado cuenta de que lo de las distop√≠as es algo que me tiene ganado desde que tengo uso de raz√≥n. Me cri√© en los a√Īos de Mad Max o Blade Runner y frecuent√© la granja de Orwell o los ministerios de Huxley, as√≠ que todo lo que sea hablar de posibles, extra√Īos y grises futuros es una tem√°tica ganadora conmigo.

Todo esto porque John Lanchester escribi√≥ hace bien poco una de esas recientes distop√≠as con su punto filos√≥fico y hasta sociol√≥gico, fet√©n para los d√≠as que corren…

Pero más allá de lo distópico, Lanchester ya lleva sus buenas tres décadas entregado a la literatura de poso, a las tramas que frecuentan lugares comunes de nuestro mundo solo que proyectados a otro nivel, allí donde Lanchester hace de sus personajes esos títeres de sus ambiciones, frustraciones y anhelos de destinos casi siempre tan crudos y lejanos como las mismas limitaciones confabuladas en echarlo todo por tierra.

Aunque, en el fondo, lo de los personajes de Lanchester es m√°s una sinton√≠a extra√Īa, una melod√≠a que acompasa las vidas de unos y otros, de poderosos o humildes. Porque el tablero de juego es el que es para todo. Y el azar es un componente que m√°gicamente puede balancearse en su excepci√≥n hacia lo m√°s insospechado.

Por si todo esto fuera poco, Lanchester también escribe sus libros sobre economía con un punto divulgativo equilibrado con sus nociones de crítica respecto a la situación actual del capitalismo. Pero eso es otra historia. Aquí nos vamos a detener en la parte de ficción que si bien suele contextualizar tramas en el devenir económico, se acaban transformando en las debidas intrahistorias con chicha.

Top 3 novelas recomendadas de John Lanchester

El muro

La anunciada distop√≠a que todo autor con bemoles deber√≠a afrontar en una ocasi√≥n. Porque atreverse a suponer, plantear el escenario siguiente a nuestra deriva en este mundo compendia imaginaci√≥n, esp√≠ritu cr√≠tico, conciencia social, pol√≠tica y voluntad por hacer filosof√≠a y humanismo. Casi nada…

Una fascinante e inquietante distop√≠a que funciona como potente alegor√≠a del mundo actual y los miedos que atenazan a Occidente. Kavanagh llega al Muro para incorporarse a una de las patrullas de Defensores que protegen las diversas secciones de los intentos de invasi√≥n de los Otros. Esos extranjeros tratan de treparlo desde el Mar e invadir el pa√≠s isle√Īo, que debe protegerse del exterior desde que se produjo el Cambio que, entre otras cosas, provoc√≥ una subida del nivel del mar.

Kavanagh est√° obligado a cumplir dos a√Īos de servicio, y el √ļnico modo de evitarlo ser√≠a convertirse en un Reproductor y tener un hijo, actividad que genera reticencias y perplejidades en el mundo de despu√©s de la cat√°strofe. El cuerpo de Defensores es mixto, y poco a poco Kavanagh iniciar√° una relaci√≥n con Hifa, una de las mujeres. Y mientras tanto, patrullando el Muro a la espera de una posible invasi√≥n, pasan los d√≠as y las noches, y se acumulan el miedo difuso y el fr√≠o penetrante, en una espera inacabable que puede recordar la de los militares de El desierto de los t√°rtaros de Buzzati.

Cuando por fin se produzca la temida invasi√≥n, acaso nada sea como se esperaba, acaso alguien no sea quien parec√≠a ser, acaso los papeles de defensores e invasores se redefinan… John Lanchester ha escrito una inquietante distop√≠a que combina con habilidad la ciencia ficci√≥n y la narraci√≥n de aventuras para abordar con gran ambici√≥n temas muy actuales. Su novela explora el miedo al diferente, el miedo al futuro y tambi√©n el miedo a uno mismo. El resultado es una obra envolvente y turbadora, con aires de f√°bula moderna y un final sorprendente e impactante.

El muro

Capital

La economía marca el signo de los tiempos. El propio constructo humano del dinero y sus mercados acaba por ser en repetidas ocasiones el monstruo capaz de devorar a sus criaturas con macabro gusto. Esta es una de esas novelas que hablan de los destinos de personajes torpedeados por esa macroeconomía que todo lo vigila. Una macroeconomía miedosa, recelosa, falsa y capaz de todo por sobrevivir a su propia locura.

Todos viven o trabajan en una calle de Londres; algunos se conocen, otros no, pero casi todos acabarán cruzándose. Roger Yount es un banquero de la City que espera una prima anual suficiente para pagar su segunda vivienda; ya tiene dos coches y también quisiera tener dos mujeres. Y que la segunda fuera menos manirrota que la oficial, que no da golpe.

Antes de conseguir lo que sue√Īa, se queda sin trabajo, cargado de deudas y al cuidado de su hijo menor, porque su todav√≠a √ļnica mujer lo abandona temporalmente. Ahmed es un pakistan√≠ que tiene una tienda y dos hermanos, uno vago y fundamentalista, otro trabajador y dem√≥crata.

Cuando llega su madre de Pakist√°n, est√° dispuesta a criticarlo todo menos al hijo enloquecidamente religioso‚Ķ Tambi√©n est√° Petunia, una anciana que no sabe que en su casa hay escondido medio mill√≥n de libras. Y Zbigniew, el alba√Īil polaco, y Smitty, un artista del esc√°ndalo cuyo verdadero nombre nadie conoce, y del que s√≥lo sabemos que es nieto de Petunia‚Ķ

Entretanto, la crisis econ√≥mica acecha, y cada uno de los vecinos de la calle recibe una postal entre amenazante y siniestra que dice ¬ęQueremos lo que usted tiene¬Ľ.  ¬ŅSer√° su vivienda, sus tesoros escondidos, sus deseos, los confesados y los inconfesables? Capital combina una gran novela de ¬ęvidas cruzadas¬Ľ, como las de Joseph Roth, John Dos Passos o Stefan Zweig, con un gran fresco contempor√°neo.

Capital

El puerto de los aromas

Siempre es interesante descubrir las verdades de los nuevos ricos. Aquellos que cuentan su particular leyenda de prosperidad desde lo m√°s bajo. Tom Stewart tom√≥ su barco con decisi√≥n, antes de que la Segunda Guerra Mundial estallara llev√°ndoselo todo por delante. Fueron d√≠as tormentosos y siniestros. Pero tambi√©n oscuros d√≠as de oportunidades…

En el barco que llev√≥ a Tom Stewart a Hong Kong en aquel 1935 tambi√©n viajaba Maria, una joven monja china que le acerc√≥ a sus primeras palabras en canton√©s… Muchos a√Īos despu√©s, en los noventa, Dawn Stone, una c√≠nica periodista aburrida de su vida en Londres, se instalar√° en Honk Kong, donde sus mal√©volas cr√≥nicas sobre los millonarios locales atraer√°n la atenci√≥n del due√Īo de la revista que los publica, un potentado con un perfil m√°s que turbio.

Y tambi√©n encontrar√° una nueva vida Matthew Ho, un ni√Īo refugiado cuyo padre fue v√≠ctima de la revoluci√≥n cultural en China, y ahora es un joven empresario que lucha por su empresa entre las convulsiones de la econom√≠a de mercado y las presiones de las mafias locales.

En torno a estos tres personajes, bulle la otra protagonista de la novela, la mítica Hong Kong, la colonia exótica y ahora la moderna ciudad de expatriados y el frenético laboratorio del capitalismo moderno.

El puerto de los aromas
4.9/5 - (12 votos)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.