Los 3 mejores libros de Jerónimo Tristante

El devenir literario de Jer√≥nimo Tristante nos ofrece una rica composici√≥n bibliogr√°fica desde la ambientaci√≥n hist√≥rica hasta el g√©nero negro. Un genero este √ļltimo de lo criminal en el que empieza a despuntar gracias a sus habilidades para despertar la m√°xima tensi√≥n ya demostradas en la saga de misterio del decimon√≥nico inspector V√≠ctor Ros, completada con un punto fant√°stico que, en su justa medida no hace sino ensalzar esa √©poca del siglo XIX sumida en los enigmas de las fotos en sepia.

Y es que el ingenio del escritor entregado a la causa de plantear misterios en los que el protagonista tiene que recurrir a la deducción, es una buena base para el cambio de registro al suspense más inquietante. Así es como Tristante se acerca a los Javier Sierra o Juan Gómez Jurado, los dos más grandes autores patrios en eso de cultivar misterios y cosechar thrillers.

Pero, incursiones o variaciones de g√©nero aparte, es de recibo reconocer el buen hacer de este autor en un campo de la ficci√≥n hist√≥rica que va mucho m√°s all√° de ese Sherlock Holmes a la espa√Īola que es V√≠ctor Ros.

Porque en muchas otras novelas lo histórico pasa de ser simple ambientación argumental, brillante y detallista, para componer un cuerpo narrativo esencial. Y ahí también se aprecia ese virtuossmo del cronista novelista documentado sobre tiempos pretéritos, para finalmente insertar una trama que transcurre paralela a hechos fieles de cualquier siglo.

Sea como fuere, sin duda Jerónimo Tristante es siempre un autor con el que disfrutar de aventuras, misterios, enigmas o de propuestas más oscuras.

Top 3 novelas recomendadas de Jerónimo Tristante

Secretos

Las grandes historias de suspense o de misterio desenmascaran paulatinamente una realidad presentada de inicio como algo muy diferente a lo que finalmente es.

Se trata de ir rascando sobre el oropel para ir alcanzando nuevas capas donde sedimentan planteamientos más oscuros. Jerónimo Tristante se entrega a la causa del desnudado de personajes y circunstancias en un entorno social hecho mascarada cotidiana.

Ni todos son tan felices en el barrio elitista que se nos presenta (cualquier parecido con Altorreal, en Murcia es mera coincidencia), ni el amor es tan cierto como se quiere aparentar.Las sutiles diferencias marcan la frontera entre la verdad √ļltima y la verdad necesaria.

En otras palabras, las apariencias como modo de vida en un entorno social en el que eres tanto como tienes.Personajes forzados a mostrar ostentosidad desde lo material hasta lo m√°s profundamente emocional. Solo que, ya se sabe que no se puede esconder un gran secreto para siempre, de la misma forma que no se puede dejar de pensar en un elefante rosa una vez que se nos plantea que pensemos en un elefante rosa.

Lo de Jerónimo Tristante y las historias sobre entornos cerrados es ya una tónica fijada en su novela anterior “Nunca es tarde“. Y pese a que los escenarios de una y otra novela son bien distintos pues pasamos del pirineo a una zona residencial de clase alta, encontramos ciertas similitudes en cuanto a unos personajes.

La verdad nos hace libres, por cruda que sea. Y al menos, en la literatura, esta premisa se cumple porque como lectores omniscientes que pueden pasar de uno a otro lado del espejo del escenario, al ritmo propuesto por el narrador, eso sí.

As√≠, ir descubrimendo ambos lados sirve para anticipar la cat√°strofe, para conocer los motivos √ļltimos soterrados conducidos desde la envidia, el orgullo, la ambici√≥n sin l√≠mites. En el selecto barrio de esta historia encontramos a v√≠ctimas potenciales del enga√Īo en todo √°mbito, desde las relaciones personales hasta saltos a la pol√≠tica.

Gelen, la nueva vecina es el motor que lo inicia todo. Est√° dispuesta a conocer los trapos sucios de tantos y tantos vecinos de Altorreal. Al final, la historia se sumerge en un extra√Īo terreno del suspense. No hay un caso concreto sino la causa general de los secretos. Gelen va conociendo m√°s y m√°s detalles de unos personajes que, gracias a su pericia para ponerlos contra las cuerdas, acaban confesando desde sus tejemanejes y sus corruptelas hasta sus filias m√°s extra√Īas.

Y as√≠, disfrutamos de una particular trama de suspense saturada de extra√Īas expectativas en torno a ese acopio de intimidades oscuras. Tememos por Gelen y disfrutamos con cada uno de sus nuevos descubrimientos en un modus operandi desconcertante.

Paralelamente, el desvelado de esa suma de mentiras, medias verdades secretos de carga moral o penal nos invita a profundizar sobre aspectos complementarios no tan habitualmente abordados en un thriller.

Porque cada secreto conlleva un ruptura, un rascado de ese oropel que citaba inicialmente hacia el descubrimiento de un mundo desconchado, de un barrio en el que las casa brillan mientras que los hogares se sostienen a duras penas sobre sus pilares hundidos en tierras movedizas.

Secretos, de Jerónimo Tristante

Nunca es tarde

Las novelas negras ambientadas en buc√≥licos escenario de monta√Īa parecen haber arraigado como subg√©nero propio. La aparici√≥n de Dolores Redondo con su trilog√≠a del Bazt√°n propici√≥ un despegue de este tipo de novelas.

En mi caso, siendo aragonés, la nueva propuesta de Jerónimo Tristante, centrada en el pirineo aragonés, como que me toca más ya de partida. Pero claro, con los antecedentes expuestos, siempre puedes caer en la tentación de asociar y comparar…

Pero la magia muchas veces reside en revisitar escenarios para acabar transform√°ndolos bajo el estilo de cada autor. Y eso es lo que ocurre con este libro Nunca es tarde, premio Ateneo de Sevilla 2017.

El t√≠tulo, a sabiendas de que nos encontramos con una novela negra, parece anticipar un caso pendiente que a√ļn puede ser resuelto, o una decisi√≥n dr√°stica que acaba transformando la realidad hacia lo siniestro‚Ķ Todo empieza con una chica que aparece asesinada con un disfraz de cad√°ver, como macabro sarcasmo.

La investigaci√≥n oficial se despliega por todo el entorno, pero de manera paralela, Isabel Amat, m√°s conocedora de la realidad del pueblo y de los alrededores, empieza a enlazar el caso con un oscuro pasado que todavia pervive como un lejano eco en la conciencia de los lugare√Īos.

En 1973 aquel mismo lugar pac√≠fico entre monta√Īas sufr√≠o una brutal sacudida de siniestra realidad. Cuarenta a√Īos despu√©s, los investigadores son incapaces de hilvanar ambos sucesos, ellos no son poseedores del imaginario popular, de los mitos y medias verdades sobre ese suceso soterrado malamente con el paso del tiempo.

Las monta√Īas del pirineo con su majestuosa apariencia, los bosques aleda√Īos donde rebosa visa, todo ello tiene una doble lectura. En los interiores de todo bosque oscuro pueden sobrevivir las bestias m√°s ignotas del pasado, incluso la peor de las bestias, el depredador humano capaz de todo por apaciguar su locura‚Ķ

Nunca es tarde

La √ļltima noche de Victor Ros

Para disfrutar de un personaje por entregas como es Víctor Ros, siempre es mejor dar buena cuenta de toda la saga para contextualizar completamente y para conocer al personaje con ese detallismo del propio creador.

Pero ciertamente no me daba para referirme a toda la saga en este blog, as√≠ que voy con la que me pareci√≥ mas sugerente de todas las aventuras de este investigador encargado de recorrer parte de la geograf√≠a espa√Īola en busca de deshacer los m√°s siniestros lazos del mal.

Sin duda esta novela presenta el caso más peliagudo al que tiene que enfrentarse Ros. Ramón Férez, asesinado frente a su casa, tiene tantos enemigos y potenciales asesinos que la consideración de toda pista pasa por una mente capaz de ordenar ese caos y detectar esos indicios que lo orienten.

Víctor Ros viaja hasta Oviedo para hacerse cargo del caso. En ocasiones salir de viaje, por el motivo que sea, conduce a uno al reencuentro consigo mismo, sin condicionantes ni rutinas. El problema es que Víctor Ros no había ido hasta Oviedo para ajustar cuentas de su propia vida.

Pero las cosas vienen as√≠, como enteras casualidades o forzadas por alg√ļn inesperado infortunio. El caso de Ram√≥n F√©rez acaba circundando misteriosamente el pasado de V√≠ctor Ros. Y cuando alguien tan sagaz como Ros se ve salpicado por la cruda realidad, quiz√°s no est√© en la mejor disposici√≥n para dar carpetazo al caso, poniendo en riesgo a nuevas v√≠ctimas y hasta su propia vida.

La √ļltima noche de V√≠ctor Ros
5/5 - (8 votos)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.