Los 3 mejores libros de Sebastian Fitzek

Ser√° que todo abogado tiene dentro un potencial defensor del crimen, seg√ļn el cliente que lo elige. O simplemente que el acercamiento al mundo legal excita a unas musas que acaban por someterse al g√©nero negro, hartas de inspirar pasiones m√°s elevadas de otros tiempos. La cuesti√≥n es que Sebastian Fitzek es uno m√°s de los abogados pasados a la literatura de ficci√≥n, como nuestro Lorenzo Silva, sin ir m√°s lejos.

Una literatura desde la abogacía sobre la que sus autores vuelcan planteamientos de thriller judicial; abordan el mundo del hampa (que menos de lo que quisiéramos acaba rindiendo cuentas ante el juez); o se zambullen en un género negro que entronca con los subterfugios de una justicia demasiado ciega en ocasiones.

En el caso concreto del abogado Fitzek lo que m√°s se puede rese√Īar es su intensidad en un conjunto de trepidantes obras de suspense psicol√≥gico que m√°s que guiarnos por brillantes pasillos de juzgados nos adentra en los oscuros pasillos de la mente.

Novelas en las que por momentos te sientes un mu√Īeco a merced de las insospechados destinos de una trama maravillosamente desarrollada, en la cual te adentras sin remisi√≥n lectora posible. Cualquier lector de Fitzek comparte esa idea del magnetismo de unos personajes mecidos en una tela de ara√Īa, tratando a duras penas de escapar hacia el extremo en el que parece que pueda estar la liberaci√≥n de la laber√≠ntica trampa.

Top 3 novelas recomendadas de Sebastian Fitzek

Terapia

Ser√° cuesti√≥n de que con esta novela Fitzek irrump√≠a en el mercado editorial all√° por 2006. La cuesti√≥n es que ning√ļn lector olvida esta novela, por encima del resto. Quiz√°s las diferentes trama desarrolladas en las 6 novelas publicadas en Espa√Īa hasta ahora est√©n a la altura. Pero el hecho del descubrimiento, del primer encuentro con su literatura acaba marcando.

Bajo unas premisas a lo Alfred Hitchcock, que bordean lo paranormal, la particular situación del psiquiatra Viktor Larenz, solo y con su hija en paradero desconocido, despierta una empatía esencial. Invadido por la desesperanza, Viktor decide refugiarse, apartarse del mundo en una isla donde espera expiar su culpa ya que su propia ciencia no puede curarlo.

Pero en esa isla se encuentra con una mujer que parece haber estado aguard√°ndolo como en un destino entre siniestro y clarificador.

Terapia

El envío

Lo de Fitzek es exprimir el rol del psiquatra enfrentado a su propio lado oscuro, aquel donde late la locura en ciernes. La figura de un psiquatra en un thriller siempre ha dado mucho de sí. Se trata de exponer a aquellos que trabajan e imponen su ciencia sobre las mentes a sus propios y más profundos miedos.

El morbo, el gusto por ver a quien se supone que conoce todos los recovecos de la mente sumido en las m√°s hondas de las tribulaciones mentales, resulta especialmente atractivo para los amantes de los thrillers. A hechos tan evidentes como El silencio de los corderos me remito. Emma es nuestra psiquiatra de referencia en esta novela.

La pobre ya estuvo a punto de sucumbir al depredador que fue a por ella tras una cadena de v√≠ctimas ya en su haber. Aparentemente protegida y atrincherada en su casa para evitar cualquier riesgo, vamos acompa√Īando a Emma en esa calma chicha que anticipa lo que ha de venir. Porque si algo le sobra siempre al malo es ingenio‚Ķ

Si tu fueras Emma, en esa misma situaci√≥n ¬Ņaceptar√≠as coger un paquete para el vecino que se encuentra ausente? En cierta forma puede parecer interesante tratar de naturalizar la situaci√≥n. No prestarte siempre a la psicosis del miedo acechante.

Puede que ese fuera el planteamiento de Emma, quien trata de anteponer la razón al miedo, como en tantas otras ocasiones ha tratado de hacer con sus pacientes. Pero siempre hay un punto de duda…

Una vez que el paquete está ya en casa, reposando como un elemento sin riesgo, el miedo rodeado de la soledad de Emma regresa. Morbo, curiosidad…, llámalo como quieras, pero lo cierto es que ese paquete…Emma acaba cayendo en la tentación.

Y lo que la espera en ese paquete es el peor de los presagios, la peor de las pesadillas. Pudo haber elegido no recogerlo, pero ahora ya es tarde…

El envío

Asiento 7A

Siempre me han resultado cautivadoras esas historias claustrofóbicas en las que todo ocurre entre cuatro paredes. Porque en ese tipo de escenarios no queda otra que sacar todo lo que lleva dentro cada personaje para conseguir dar jugo a una trama. Fitzek saca jugo y petróleo de novelas de intriga claustrofóbica como esta o como la anterior.

Cuando conocemos al psiquiatra Matt Kr√ľger, un tipo tan cargado de tantas fobias como puedan tener sus pacientes, ya intu√≠mos una intenci√≥n perturbadora sobre todos esos miedos pr√°cticamente universales, domados por cada cual de la mejor manera posible.

Lo de volar tiene sus matices ciertamente desquiciantes, tu vida se mueve por el cielo, sin control alguno sobre lo que pueda pasar y encerrado en un habitáculo en ocasiones hacinado…Pero Matt tienes motivos de peso para viajar desde Buenos Aires hasta Berlín.

Su hija Nele va a ser mam√° y despu√©s de tantos a√Īos separados necesita esa figura paterna que en su caso fue siempre una difusa sombra. As√≠ que Matt decide regresar a su patria en busca de su hija, dispuesto a deshacer cualesquiera nudos que acabaron separ√°ndolos. ‚ÄúEl avi√≥n es el medio de transporte m√°s seguro‚ÄĚ, se repite hasta un fingido convencimiento del doctor Kr√ľger.

Solo que, cuando todo parece ordenarse en una calma necesaria, una llamada lo trastoca todo. Su interlocutor lo pone al corriente de la particular emboscada. En el avión está uno de sus pacientes más violentos. Solo él lo sabe y solo su reacción podrá evitar la tragedia.

Pero precisamente eso, la tragedia absoluta, forma parte del mal√©volo plan trazado para que el doctor Kr√ľger sucumba a √©l. Los 600 viajeros est√°n en sus manos y es entonces cuando el miedo natural del psiquiatra a los vuelos se dispara hacia una fren√©tica y desquiciante aventura.

El peque√Īo espacio del avi√≥n se convierte en una suma de planos hacia la cat√°strofe. Cap√≠tulos que nos ofrecen la perspectiva del macabro plan. La vida de Nele y de su futuro nieto corren peligro, pero al otro lado de la balanza del demencial juego se disponen todos los ocupantes del avi√≥n.

El √ļnico resquicio de esperanza para Kr√ľges es confiar en su ciencia, viajar hasta su infierno interior para plantar cara al mal, a ese ominoso plan que lo ubica en medio de un torbellino de emociones a kil√≥metros del suelo.

Asiento 7A
5/5 - (6 votos)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.