3 mejores libros de Santiago Díaz

Mi generaci√≥n de los 70 queda ya bien surtida con Santiago D√≠az. Porque inclu√≠mos a otros grandes narradores como Juan G√≥mez Jurado, Mikel Santiago, C√©sar P√©rez Gellida y Paul Pen. Todos ellos son escritores del suspense m√°s puro. Thrillers como camiones de grandes. Y en cierta forma uno los disfruta a√ļn m√°s desde la sinton√≠a generacional a la que m√°s de una vez he apelado. Porque un imaginario compartido sirve a la causa del g√°ncho m√°s natural y del gui√Īo entendido a la primera.

En el caso de Santiago Díaz se incorporó al selecto grupo hace poco pero ha llegado con esa visión de lo criminal netamente entregado a los tiempos que corren, al noir desparramado hacia todas las vertientes para construir personajes y tramas cambiantes, sorprendentes. Historias con un inquietante punto disruptivo en ocasiones. O movidas en espiral en torno al homicidio como teatral consecuencia de odios comunes. Obsesiones perversas grabadas para el criminal de turno como objetivos ineludibles de siniestras rutinas.

Se trata de una literatura muy cinematogr√°fica, aut√©nticamente desarrollada en escenas que se insertan en la imaginaci√≥n como cap√≠tulos de una serie negra de √©xito. El problema es que su lectura engancha desde ese extra√Īo morbo lector de todo aficionado al g√©nero. Y tal como se espera, con caprichosa perversi√≥n, poco o nada de bueno acaba uno encontrando en los personajes encargados de trasladar a la ficci√≥n la violencia necesariamente soterrada. Esa animadversi√≥n capaz de conducirse al modus operandi del asesino m√°s alevoso o a la b√ļsqueda de una justicia maquiav√©lica de la que la realidad nos despoja…

Top novelas recomendadas de Santiago Díaz

El buen padre (Indira Ramos 1)

Nos acercamos a una serie que apunta a gran volumen del g√©nero negro en espa√Īol. Apoy√°ndose en su exhaustivo conocimiento de las herramientas necesarias para mantener la tensi√≥n narrativa (diversidad de guiones a la espalda es lo que tiene), D√≠az establece en su protagonista Indira Ramos ese epicentro en torno al cual se conforma el ojo del hurac√°n de todo investigador empe√Īado en descubrir la verdad a cualquier precio.

Despu√©s de recibir una llamada de alarma, la polic√≠a encuentra en un chal√© de una urbanizaci√≥n madrile√Īa a un hombre manchado de sangre y un cuchillo con sus huellas junto al cad√°ver de su mujer. Un a√Īo m√°s tarde, un anciano se entrega a la polic√≠a afirmando ser el secuestrador de tres personas desaparecidas: el abogado defensor de su hijo, la jueza que le conden√≥ y una joven estudiante que testific√≥ en su contra en el juicio.

Convencido de que los tres fueron sobornados, el hombre asegura que morir√°n uno cada semana hasta que detengan al verdadero asesino de su nuera y su hijo sea liberado. La inspectora Indira Ramos, de una √©tica tan inquebrantable como su fobia a los microbios, solo tiene tres semanas para resolver el caso antes de que ¬ęel buen padre¬Ľ lleve a cabo su macabro plan.

El buen padre

Las otras ni√Īas

Con ese regusto a polic√≠aco que D√≠az imprime a este serie pero tambi√©n adentr√°ndose en lo m√°s impactante del criminal de turno, nuestra hero√≠na Indira Ramos deber√° adentrarse de nuevo en lo m√°s ominoso de nuestro entorno m√°s pr√≥ximo. Nos adentramos, con ese morbo inquietante que nos impide quitar la vista de lo siniestro, en un nuevo caso con ese deje a realismo de caso de la Espa√Īa negra pero visto desde las m√°s hondas interioridades.

La inspectora Indira Ramos apura sus √ļltimos d√≠as de excedencia en un peque√Īo municipio de Extremadura. Cuando, despu√©s de casi tres a√Īos, llega el momento de abandonar su retiro y regresar a su trabajo en Madrid, se ve incapaz de enfrentarse al subinspector Iv√°n Moreno, al que oculta un enorme secreto.

Pero ambos tendr√°n que volver a trabajar mano a mano para resolver el mayor rompecabezas criminal de la historia contempor√°nea de Espa√Īa: en una gasolinera han aparecido las huellas dactilares del que fue durante muchos a√Īos el hombre m√°s buscado del pa√≠s.

El brutal asesinato que cometió ha prescrito y la policía ya no tiene razones para mantener detenido al principal sospechoso, que lleva tiempo viviendo bajo una identidad falsa. Pero la inspectora Ramos está convencida de que un asesino como él ha tenido que volver a matar, así que solo necesita encontrar un crimen del que no quede impune.

Talión

Para Marta Aguilera ha llegado el momento en el que el futuro es lo menos importante. Y alguien sin miedo al qué pasará, alguien liberado de las pesadas consecuencias puede finalmente encargarse de acometer la venganza del bien sobre un mal que viene imperando desde tiempos inmemoriales.

No se trata de que Marta Aguilera se cuelgue su capa de superheroína y se dedique a luchar cual David contra Goliat. Es solo actuar por fin en consonancia con esos bueno principios que siempre se proyectan en el horizonte mientras se descubre como en las altas instancias de poder se hace exactamente lo contrario.

Marta tiene poco tiempo para salir por la puerta grande de un mundo que ya se le ha quedado peque√Īo. O al menos se ha quedado peque√Īo para el tumor que amenaza irremisiblemente sus c√©lulas. Y es entonces cuando respirar se convierte en algo m√°s que la inercia de vivir. A cada nueva inspiraci√≥n Marta se siente en deuda con ese lugar llamado mundo del que se despide con mayor certeza a cada nuevo segundo.

Desde su misi√≥n en esta vida, que no era otra que el periodismo, y enfrent√°ndose incluso a aquellos que mercadean con la justicia o que simplemente siguen empe√Īados en que todo el mundo merece garant√≠as procesales, nuestra hero√≠na decide aplicar la ley m√°s eficiente, la que en √ļltima instancia se escribi√≥ para paliar el mal de la v√≠ctima en la misma medida en que lo recibi√≥.

En cierta forma Marta también venga su propia injusticia, la de ese tumor que acorta el plazo de su vida hasta lo ridículo. Pero precisamente de esa derrota que la espera, Marta sacará lo mejor de sí misma para acometer sus causas perdidas arrancándoles esa asumida fatalidad que las dio, precisamente, por perdidas.

Talión

Otros libros recomendados de Santiago Díaz

Indira

Toda llegada a trilog√≠a apunta siempre a cumbre o al menos a meta volante. Y para culminar una buena serie nada mejor que asomarnos a los propios abismos del h√©roe de turno, en este caso una Indira ubicada en el ojo del hurac√°n para que los hechos transcurran con el epicentro en el mism√≠simo alma de una inspectora que refleja los eternos dilemas epop√©yicos como pruebas hacia la salvaci√≥n o la perdici√≥n. Algo que en el g√©nero negro a√ļn tiene mayores repercusiones en los umbrales entre la vida y la muerte.

Para la inspectora Indira Ramos ha sido un a√Īo repleto de sucesos: caz√≥ a un monstruo al que todo el mundo daba por muerto, perdi√≥ a uno de sus mejores agentes en un desgraciado accidente y tuvo que elegir entre los dos hombres de su vida. Pero, cuando todo parec√≠a haber vuelto a la normalidad y se presentaba ante ella una etapa tranquila, la vida se empe√Īa en ponerle las cosas m√°s dif√≠ciles que nunca y tendr√° que enfrentarse, junto al inspector Iv√°n Moreno, a un caso que les unir√° o les separar√° para siempre.

Su equipo -ahora compuesto por la subinspectora Mar√≠a Ortega, por una agente Luc√≠a Navarro m√°s taciturna de lo habitual tras su rehabilitaci√≥n y por Jotad√©, un oficial de origen gitano de m√©todos poco ortodoxos pero efectivos que pondr√° patas arriba la vida de sus compa√Īeros- tiene que investigar el hallazgo de varios cad√°veres en un solar en construcci√≥n. Nada parece unir a las v√≠ctimas y solo investigando su pasado podr√°n entender por qu√© les han ido matando uno a uno.

Indira, Santiago Díaz
Valorar post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.