3 mejores libros de Mark Twain

Samuel Langshorne Clemens decidió un buen día dedicarse al periodismo. Su pseudónimo sería Mark Twain, y aprovechando la plataforma que algunos medios le concedieron articulaba (nunca mejor dicho) su pensamiento contrario a todo lo que supusiera el mal trato a semejantes. En un país como Estados Unidos que a finales del siglo XIX todavía se lastraba por poderosos lobbies favorables a la esclavitud, no se ganó muchas simpatías (traigo aquí una interesante referencia sobre el abolicionismo en Estados Unidos, el ferrocarril subterráneo).

Así que Mark Twain aparcó el periodismo y se centró en la literatura, donde acabaría siendo uno de los referentes para todos los nuevos escritores de su país. Su extensa obra que lo abarcó todo sirvió de cuna a generaciones venideras de nuevos autores (como así mismo reconoció William Faulkner en alguna ocasión).

Pero, mientras su buen hacer y su carisma le concedi√≥ gloria y fama creciente en Estados Unidos, su legado traspas√≥ las fronteras y se extendi√≥ por todo el mundo. Porque Mark Twain tuvo la virtud, escasa en nuestros d√≠as, de compatibilizar novela juvenil y de adultos en una misma obra. Consigui√≥ as√≠ que las aventuras de Tom Sawyer por un lado y las de¬†Huckleberry Finn por otro alcanzaran la universalidad en el √°mbito de las letras. No es de extra√Īar que una mente capaz de tal s√≠ntesis diera para un profuso conjunto narrativo que se embarc√≥ en diversidad de g√©neros

Desafortunadamente, los √ļltimos a√Īos de Mark Twain devinieron hacia una profunda tristeza. No es natural sobrevivir a un hijo, imag√≠nate lo tr√°gico que debe ser que ocurra en tres de los cuatro v√°stagos. Viudo y con esa natural tristeza reiterativa y descorazonadora Twain fue apag√°ndose entre los postreros y emotivos reconocimientos de todo un pa√≠s.

3 novelas recomendadas de Mark Twain

Las aventuras de Tom Sawyer

¬ŅC√≥mo no recordar esta enorme novela? Supongo que muchos chavales como yo la tuvieron en sus manos. Hab√≠a algo de m√°gico en la vida de Tom Sawyer, no se trataba de viajar al pa√≠s de Fantas√≠a, ni de enfrentarse a dragones o monstruos.

Lo de Tom Sawyer eran aventuras del d√≠a a d√≠a, como las que pod√≠as vivir t√ļ mismo con tu cuadrilla de amigos. De alguna forma, la f√°cil comparaci√≥n de tus aventuras con las de Tom te acercaban a la ficci√≥n de una manera tangible.

Tu peque√Īo r√≠o del pueblo se convert√≠a en el Mississipi y las peque√Īas cosas se disfrutaban de manera m√°s intensa. Pero tambi√©n Tom Sawyer te introduc√≠a de manera subrepticia en el mundo adulto.

En las vivencias de Tom había momenos menos amables, algunas tragedias y tristezas, la incomprensión de los adultos y algunos de ellos que parecían convertirse en los monstruos de ficcción de otras novelas más fantásticas, solo que con un peso de realidad que te hacía vaticinar que el mundo de los adultos no era tan idílico como el tuyo.

Un libro para disfrutar de su lectura y para exprimir la juventud, una edad propicia para leer esta novela, sin desmerecer para nada una lectura más adulta que pueda volver a hacer despertar un brillo de ilusión cuando ya no perteneces al mundo de Tom, ni al de tu propia infancia…

las aventuras de tom sawyer

Las aventuras de Huckleberry Finn

Siempre me pareció que las aventuras de Huckleberry Finn tenían un punto más oscuro, más sórdido, más cruel.

Y es que en ella hab√≠a un marcado punto de cr√≠tica social. Huck viaja junto a su amigo el negro Ji en busca de alg√ļn tipo de libertad que por el hecho de ser negro, Jim no parece poder disfrutar. Lo que resulta finalmente de los momentos de mayor dureza es una mayor exaltaci√≥n de la amistad, de la energ√≠a adolescente que, encauzada hacia las causas propicias puede resultar siendo un hurac√°n revolvedor de conciencias.

Pero también hay momentos de humor y aventura trepidante, acción sin fin hacia un desenlace reparador. Toda aventura precisa de una misión, y la de esta novela resulta de gran valor, el mayor de los tesoros.

las aventuras de huckleberry finn

Diario de Ad√°n y Eva

Solo Mark Twain, con su inagotable capacidad creativa, pod√≠a plantearse una bit√°cora de aquellos d√≠as en el para√≠so por los √ļnicos habitantes que consiguieron libre acceso, hasta que la pifiaron con la manzanita‚Ķ

Humor pero también intención de ensayo sociológico sobre la relación entre sexos. En realidad el Paraíso es en este caso un matriarcado, Eva es la que pone nombre a todo, la que sabe cómo hacer las cosas para que el paraíso no acabe siendo un caos.

Ella descubre la potencialidad de cada cosa. Adán casi siempre solo contempla, admira a la Eva capaz de gobernar en el paraíso, con la certera sensación de que el paraíso no sería tal sin ella. Si bien la obra está en cierta forma marcada por estereotipos  sexistas de la época, aporta mucho y bueno en ese estudio del hombre y de la mujer.

Un toque de humor nos acerca al paraíso y nos presenta cómo fueron aquellos días en los que estuvimos a punto de habitar todos en el mejor de los espacios…

Los diarios de Ad√°n y Eva
5/5 - (8 votos)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.