Los 3 mejores libros de Espido Freire

Hablar de Espido Freire es hablar de precocidad literaria. Esta autora, que ya consiguiera el premio Planeta con 25 a√Īos (la m√°s joven en lograrlo) consigui√≥ desde esa temprana edad ese sue√Īo de la escritura como forma de vida. Todo un hito del panorama literario espa√Īol y un reflejo para todos aquellos jovenes con inquietudes vitales que se ven reflejadas en los primeros bocetos de libros.

Y desde esos finales de los a√Īos 90 hasta hoy, m√°s de 20 libros van componiendo una bibliograf√≠a de peso, consistente y con personalidad. Nuevos libros de ensayo, participaciones sostenidas en prensa y radio, una escritora multifac√©tica que nunca deja de sorprendernos y que incluso es capaz de abordar diferentes g√©neros en sus novelas.

Llega el momento de establecer el podium de sus obras, me pongo a ello sin más dilación.

Libros recomendados de Espido Freire

Melocotones helados

Los condicionantes naturales sobre lo que debi√≥ suponer esta novela para su autora me conducen a ubicar esta obra en primer lugar. Ganar el Planeta con 25 a√Īos marca mucho. As√≠ ocurrir√≠a con Espido como con sus nuevos lectores.¬†

Cualquier redacción primera, cualquier intención de escribir desde la juventud es siempre un ejercicio de liberación. Lo que llegó después, el reconocimiento sería una gloria jamás esperada. Elsa, una joven pintora, se ha visto obligada a abandonar su casa ante unas amenazas de muerte de las que desconoce la razón, y marcha a otra ciudad a vivir con su abuelo.

En esa suerte de exilio que nadie desea tomar en serio, Elsa se adentra en las intrincadas relaciones humanas, que hab√≠a descuidado para dedicarse a la pintura, y se mueve entre la propia historia de su familia y, sobre todo, la de una prima con la que comparte nombre y apellidos. De ese modo se enfrenta a su fragilidad, a los errores, a la mezcla de identidades, a vivir una vida equivocada sin saberlo. ¬ŅEs posible que incluso al morir se produzcan confusiones?

Melocotones Helados

Llamadme Alejandra

Los giros temáticos de los autores siempre me parecen fascinantes. El paso de Espido a la novela histórica ya se produjo en alguna obra anterior y para mí, es en esta donde alcanza su cénit. Cuando un autor se adentra en un género nuevo es que todavía mantiene intacto su espíritu contador de historias.

Lanzarse a la piscina de lo desconocido, m√°s all√° del espacio donde uno tiene un nicho seguro, es alentador en lo creativo y hasta necesario. En su momento ya rese√Ī√© esta novela aqu√≠. Recupero un extracto:

Alejandra, la √ļltima zarina se descubre despojada de todo su brillo, su poder y su influencia. Durante sus √ļltimos momentos antes de la supuesta hu√≠da (que realmente termin√≥ en la sentencia sumar√≠sima en los propios s√≥tanos de la casa), tuvo que afrontar ese encuentro con una cruda realidad, en la que el odio que pod√≠a intuir de un pueblo ruso que nunca la sinti√≥ como propia vaticinaba la m√°s dura venganza.

La narraci√≥n se centra entonces en el transitar de la memoria de Alejandra por su propia vida, por sus primeros a√Īos como princesa Alix; por todas las circunstancias vividas; con sus luces y sus sombras. Alejandra evoca todo lo vivido bajo el prisma de ser su propia jueza ante la sombra de un posible final cercano.

Más allá del destino que le tenía escrito su llegada al trono de Rusia, en esos instantes en los que la realidad se presenta físicamente dolorosa, Alejandra hace un ejercicio de introspección. Tal vez no supo o no pudo comunicar todo lo que llevaba dentro, pero estaba segura de que la gobernaba un espíritu bondadoso.

El lector escucha sus argumentos con la cercan√≠a de la primera persona. Mientras, la emperatriz Alejandra piensa, con la certidumbre de esa oscura noche, que probablemente est√© ofreciendo su √ļltimo alegato.

Llamadme Alejandra

Querida Jane, querida Charlotte

Cuando un escritor siente fascinaci√≥n por un tema se traslada de inmediato al lector. No hay nada mejor que leer sobre lo que realmente conmueve e incita a escribir al escritor. Este libro abunda mucho en esa idea. Espido Freire tampoco ha escapado a la fascinaci√≥n que siguen ejerciendo sobre miles de lectores de todo el mundo la vida y las obras de Jane Austen y las hermanas Bront√ę.

Fruto de este hechizo, surgi√≥ en ella el deseo de enfrentarse al enigma que ning√ļn erudito ha sido capaz de desvelar hasta la fecha de forma satisfactoria: c√≥mo cuatro mujeres solteras y pobres, autodidactas, con mala salud, aisladas en el campo en un siglo que no potenciaba precisamente sus inquietudes intelectuales, que murieron antes de llegar a la cuarentena, se las arreglaron para escribir una docena de las mejores novelas de la literatura.

La autora decidi√≥ entonces emprender un viaje al mundo imaginario y geogr√°fico de Jane Austen y las Bront√ę y este libro es el diario de ese periplo.

QUERIDA JANE, QUERIDA CHARLOTTE
4.8/5 - (6 votos)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.