3 mejores libros de Eduardo Sacheri, 2020

Si hace poco indicaba, en la entrada de la escritora argentina Claudia Piñeiro, que la narrativa argentina tenía voz femenina, me ocupo ahora de la debida rectificación de generalizaciones para hablar del también argentino Eduardo Sacheri.

Porque este narrador bonaerense también representa esa renovación generacional que todo ámbito creativo precisa y desarrolla con la impronta de lo espontáneo, despertando creatividad e ingenio con esa magia de la casualidad, la capacidad y la dedicación.

El caso de Eduardo Alfredo es el del profesor con un tremendo bagaje literario que fue acopiando en paralelo a su formación histórica. Pero también es el caso del apasionado del deporte rey, )más rey que en ningún sitio en Argentina), un mundo del fútbol sobre el que también volcó ese quehace narrativo que conjunta deporte y cultura (tal como aquí un servidor trató de hacer humildemente con mi novela corta Real Zaragoza 2.0)

Pero hablar del Eduardo Sacheri más trascendente es adentrarse en muchas otras novelas con ese inevitable contexto argentino, ineludible para todo escritor de aquella patria que necesita aportar su visión crítica, pero apuntando a la universalidad de lo humano con personajes imbuidos en emociones básicas y tramas diversas que tan pronto apuntan al género negro como que nos sorprende con aventuras siempre rabiosamente vitales entre lo existencial, lo social y hasta lo político.

3 libros recomendados de Eduardo Sacheri

  • Ser feliz era esto: Escribir sobre sentimientos sin caer en la afectación huera siempre es un reto para todo aquel que se dispone a escribir sobre el tema de temas: el amor.

Cierto es que las posibilidades se disparan porque más allá de una posible definición, el amor se reinventa en cada alma, en cada momento y ante cualquier nueva situación.

La paternidad es un extraño lazo entre lo racional y lo natural, entre la idea de un ser creado desde tu costilla pero que jamás podrá ser tan intenso como la gestación materna y la sensación más allá de todo de que esa nueva persona es tu tiempo futuro, el que ya no vivirás.

Toda esa amalgama de sensaciones irrumpen en la vida de Lucas cuando precisamente eso, su vida, pasa por una fase desértica de emociones, nihilista y resabiadamente crítica.

De repente Sofía…, la adolescente que es su hija y de cuyo pasado no sabe nada. Una joven que una vez sola en el mundo tras la muerte de su madre, con la que Lucas la concibió años atrás.

El encuentro acaba siendo placebo existencial para ambos, motivación y confesión, nueva fe en la vida y esperanza, toda esa suma de principios activos necesarios para que el pasado no le coma a uno.

Ser feliz era esto
Disponible aquí
  • La pregunta de sus ojos: Pocos son los que no han visto la peli El secreto de sus ojos, basada en esta novela. Una de esas cintas meritorias en su traslación a la gran pantalla.

La historia nos ubica en un presente en el que Benjamín Chaparro evoca los duros años de la dictadura argentina, con una actuación del Estado deleznable en muchos aspectos, con violencia como respuesta política y con lazos ineludibles con una guerra fría que encontró en la lejana Argentina una extraña caja de resonancia.

El Benjamín de hoy navega entre las sensaciones de culpa que su omisión en un caso de asesinato le produjo. Él “tan solo” era un funcionario de justicia, pero dejó pasar la oportunidad de hacer la justicia más evidente…

Aquellos duros años que se exendieron por décadas fueron capaces de sacar lo peor de muchos, pero también sirvió para despertar grandes valores en los que querían romper con ese legado ominoso extendido por todo ámbito social.

La pregunta de sus ojos
Disponible aquí
  • La noche de la Usina: Lo de las protestas a pucherazo limpio nació en los días del corralito, de aquella Argentina sin liquidez que negaba a sus ciudadanos el simple hecho de sacar dinero del cajero. La inestabilidad social estuvo a punto de derivar en algo más grave.

Y en medio de esa tensión encontramos esta historia de personajes sobre la cuerda floja, en esa extraña tesitura que nos hace ver, a través de sus ojos, esa manida frase de “lo verdaderamente importante”, la salud y la superviviencia.

En principio la novela arranca con la frustrante realidad de unos amigos que quieren montar una empresa. Y ahí es donde la historia adquiere un dinamismo fascinante.

Los ocho socios no están dispuestos a perder sus inversiones, robadas por un estado incapaz de sostenerse con recursos propios. Así que el robo parece la única salida, con ese ideal del Robin Hood que tan solo busca resarcimiento, justicia elemental.

El personaje de Perlassi, convertido en cabecilla de la banda, nos conduce por todo tipo de sensaciones y sirve para introducirnos en las motivaciones de cada cual. Con el natural vistazo crítico a lo ocurrido, Sacheri nos hace disfrutar de una novela muy entretenida con un brutal poso.

La noche de la Usina
Disponible aquí

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.