3 mejores libros de Andrés Pascual, 2019

Siendo un novelista de misterio, el riojano Andrés Pascual aprovecha en multitud de ocasiones para adornar sus tramas con los escenarios más variados, enriquecidos por ese conocimiento que otorga al viajero, y más al viajero escritor dispuesto a encontrar esos matices enriquecedores de cualquier trama, el periplo por dispares lugares del mundo. Así nacerían “El guardían de la flor de loto” o “El haiku de las palabras perdidas”, dos de sus novelas más aclamadas.

Pero la considerable bibliografía de este autor también se sumerge en el género histórico, en el pujante noir a la española o incluso en esa suerte de ensayo que bordea la autoayuda desde la experiencia vital como viaje hacia el autoconocimiento.

Así, abordar cualquier libro de este autor supone siempre una aventura sorprendente hacia ficciones cargadas de tensión narrativa, de aventura y de acercamiento a culturas y lugares enriquecedores en todos los sentidos, hacia aspectos prácticamente divulgativos introducidos con ese saber hacer que entretiene y sorprende.

3 mejores libros de Andrés Pascual:

  1. El guardián de la flor de loto: Una novela que se revela como la mejor manifestación de la gran virtud del autor. No resulta nada fácil conseguir el equilibrio entre lo divulgativo y lo argumental, entre el fondo y la forma como equilibrio fundamental de toda novela. Más aún en una historia salpicada por el misticismo tibetano en contraste con una acción a lo occidental en busca de trascendentales respuestas ocultas, soterradas por intereses pragmáticos del capitalismo. En muchas ocasiones hemos oído hablar del conflicto ético que supone el desarrollo de la medicina y la farmacéutica por extensión, con su naturaleza privada cargada de inversiones en investigación y, porqué no decirlo, también competitividad comercial. Lo que no puede ser es que de repente se anuncie una panacea de la medicina de la que ninguna industria oficial participa. El lama Lobsang Singay apunta a ser una nueva víctima de estos intereses. Así que cuando se prepara su conferencia en Harvard para hablar sobre un gran descubrimiento, el lama acaba falleciendo. Claro está que las casualidades no existen cuando se trata de tan clamorosas circunstancias. Lo normal en estos casos es reseñar lo siniestro del asunto, despertar teorías sobre esos mismos intereses en acción. Solo alguien que siente todo perdido puede adentrarse en la peligrosa aventura de descubrir que hay detrás de los hechos. Las pistas apuntan a un origen remoto entre las silenciosas y gélidas cumbres del Himalaya. Allí, apartados del mundo, los chamanes tibetanos pudieron haber escrito un vademecum oculto de la medicina universal, entre lo esotérico y lo natural. El viaje de Jacobo, su exposición a todos los peligros que lo irán acechando en el camino acaba por componer la doble trama de la historia. La búsqueda se desdobla y el encuentro final de Jacobo consigo mismo puede apuntar también al lugar secreto donde estaba escondido el anhelado Tratado.

    El guardián de la flor de loto
    Disponible aquí
  2. El haiku de las palabras perdidas: Fat man, la bomba nuclear que cayó sobre Nagasaki el 9 de agosto de 1945 como venganza postergada por el ataque a Pearl Harbor se convierte en el dramático pundo de partida para una trama a dos tiempos. La transición de aquel fatídico día y la actualidad sirve a la causa de un transcurrir en paralelo por esos asuntos pendientes que el pasado siempre deja en blanco cuando lo trágico interviene con su intensidad de lo irreversible. Nos fijamos entonces en una de esas intrahistorias tan bellas como finalmente ensombrecidas por el polvo nuclear. Kazuo y Junko eran dos jóvenes con mucho futuro que compartir entre amores furtivos y promesas entre los hermosos y trascendentales versos de un haiku. Su historia transformada siniestramente en 1945 se abre paso entre retazos de un presente que acaba sirviendo a la causa de la recomposición, de la reposición imposible cargada de eco y revancha, las de un futuro que debía haber sido. El relato en 2011 del devenir de Emilian Zäch, trabajador de la ONU, parece muy lejano a la narración original. Y sin embargo los lazos se acaban aproximando tanto hasta que acaban por cruzarse con esa nostalgia de lo imposible y ese brillo esperanzador de la verdad.

    El haiku de las palabras perdidas
    Disponible aquí
  3. A merced de un dios salvaje: En esta ocasión, para el libro A merced de un dios salvaje, Andrés Pascual vuelve a casa para sondear ese género negro con toques de suspense, como un Víctor del Árbol entre viñedos riojanos. Cuando visitas San Vicente de la Sonsierra y presencias sus procesiones de autoflagelación, retomas esa impresión atávica de una religión transmitida como castigo, pentiencia, sacrificio y dolor. Nada mejor que ese toque ancestral para que Andrés Pascual inserte en ese imaginario una novela que ahonda sobre la oscuridad de los pasados enterrados, de las culpas y los silencios… Cuando Hugo y su hijo Raúl, un pequeño de once años con problemas de salud, regresan al pueblo para tramitar el cobro de una herencia, no imaginan la siniestra aventura en la que están a punto de adentrarse. Raúl es la viva imagen de su tío, recordado bajo esa misma imagen infantil, pues el pobre acabó afrontando su trágico destino. La desaparición del pequeño, veinte años atrás, no ha terminado de apartarse de la memoria popular. La extrañeza del asunto parece sumirse en lo telúrico, como si la tierra se hubiera tragado al joven tantos años atrás. La aparición de Raúl, su sobrino, con sus rasgos prácticamente calcados, se adivina como un negro presagio que a muchos habitantes del pueblo los hace retrotrarse al fatídico momento en el que su tío desapareció para siempre. Las coincidencias físicas no hacen sino adentrarnos en la fuerza de un destino lúgubre, tétrico, una especie de fuerza centrípeta hacia el miedo que acaba moviendo una trama convertida poco a poco en un thriller desconcertante.

    A merced de un dios salvaje
    Disponible aquí

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.