La natura expuesta, de Erri de Luca

Una acertadísima definición para describir nuestra verdad más honda. La natura expuesta sería algo así como dar la vuelta a nuestra piel para exponer el fuero interno de cada cual con las motivaciones y creencias que forjan el crisol de la voluntad. Una intención que, sin embargo, se conforma como uno de los mayores misterios: lo que realmente somos.

La voluntad del protagonista de esta novela es salvar vidas que transitan entre fronteras, como líricas metáforas de tantos tránsitos esperanzados en el incierto porvenir.

En su pequeña existencia, reducida todavía más por el agreste paraje en el que lo ubica el autor, nuestro protagonista ocupa el tiempo libre que le ofrece esta actividad de particular sherpa hacia la liberación, en la escultura.

Su último encargo consiste en la restauración de un Cristo. Mientras ocupa sus manos en el repaso de esa representación entre lo humano y lo divino (metáfora de metáforas del hombre a punto de abordar su último camino más trascendental), la novela ahonda con un lirismo que sobrevuela la prosa y que alcanza a ese fuero interno donde conviven las pulsiones y la fe; donde se compensa la necesidad de mantenerse vivo confiando en que después habrá más vida, de otro tipo, asociada al alma que se supone nos corresponde como herederos del sacrificio cristiano.

Nuestra natura expuesta es esa contradicción, es ese secreto jamás desvelable. El sexo como lo más elevado y a su vez lo más repudiado. Si un Cristo debe ostentar su sexo puede ser todo un dilema para el artista influenciado por la moral…

Los caminantes siguen llegando, ajenos a la dedicación fundamental de su salvador, esperanzados en nuevos mundos más allá de las fronteras, como nuevos Cristos entregados a la providencia.

La fé y lo mundano. La vida en un mundo limitado de por sí y encerrado en fronteras para más inri (nunca mejor dicho). Supervivencia instintiva y esperanza histórica en lo trascendental. La religión como pedestal para sacar lo mejor de nosotros mismos a la vez que fustiga nuestras conciencias. Lo pagano como lo que esencialmente fuimos.

Novela hecha poesía y filosofía a un mismo tiempo. Un estilo literario que por momentos entre lo denso y lo ligero se asemeja a Javier Carrasco en su novela Intemperie.

Ya puedes comprar la novela La natura expuesta, el nuevo libro de Erri De Luca, aquí:

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.