Esta bruma insensata, de Enrique Vila-Matas

Esta bruma insensata
Disponible aquí

La figura del escritor es el paradigma de todo, de todo lo narrado, de todos los protagonistas frente al espejo en el que encuentran al escritor, deshaciendo su existencia frente a ese Dios antaño dotado de pluma, después con su enervante ruido de teclas y posteriormente tan solo deslizando sus dedos en un teclado virtual. Y Enrique Vila-Matas lo sabe. No se esconde en la falsa modestia ni ofrece argumentos artificiales. El escritor escribe y crea mundos. Y por tanto escribir sobre un escritor sentado en soledad es algo así como narrar las peripecias de Dios el día 1 antes de la nada.

A colación de todo esto de Dios y del escritor, recuerdo a otro gran escritor patrio, el inconmensurable Manuel Vilas, en cuyo perfil de facebook, solíamos disfrutar de las conversaciones entre Dios y Vilas, dos tipos siempre capaces de destripar la realidad para descubrir su parte más hilarante.

Sobre todo eso de la creación, del poder que convierte al ser humano en un nuevo Dios a través del lenguaje, va esta novela “Esta bruma insensata”. Tras el exitoso escritor Gran Bros se esconde nuestro escritor de referencia en esta historia, Simon Schneider. Simon es quien se encarga, desde su refugio en un recodo del Mediterráneo catalán, de suministrar argumentos con los que seguir alimentando el mito de Gran Bros, ubicado al otro lado del mundo, entre los focos de los rascacielos. Pero en su haber no solo sen encuentra esa tarea en la sombra para gloria del autor del momento. Sus trabajos han llegado a muchos otros autores de mayor poso. Y esa es su mayor gloria, que lo suyo sea de otros, que sus palabras y sus ingeniosas composiciones se le remuneren para alcanzar a millones de lectores. Porque en el fondo es a él a quien leen, aunque nadie quiera saberlo…

Sin duda una loa al proceso creativo, con ese punto imposible del único interés creativo como un camino sin fin ni gloria sobre el que Vila-Matas abunda en la paradoja del Dios narrador. Hasta que Simon, en un prolifico día de escritura, de repente descubre que le falta esa frase que lo hilvana todo. Una cita que ha tenido ahí, en stand by en su cerebro mientras escribía en torno a ella, hasta que ha desaparecido cuando ha ido a buscarla…

No puede permanecer sentado, contemplando la cita en franca huída. Aquella tarde de otoño Simón sale de su refugio al mundo y, cual Quijote, o más bien cual Cervantes, sale en busca de la cita que acotaba la eternidad, que sentenciaba todo, que describía el proceso y fundamento último de la escritura…

Ya puedes comprar el libro Esta bruma insensata, el nuevo libro de Enrique Vila-Matas, aquí:

Esta bruma insensata
Disponible aquí

Esta bruma insensata, de Enrique Vila-Matas
5 (100%) 9 votes

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.