Al final de la tarde, de Kent Haruf

Precio: Consultar en Amazon.es
Tras su anterior libro publicado en España: La canción de la Llanura, Kent Haruf vuelve al asalto de las librerías con esta novela que aborda de nuevo un intimismo de vidas particulares, abandonadas de repente en medio del páramo, entre el valle de lágrimas ya secas, lo que viene siendo el espacio de su Trilogía de La Llanura, una de las más bellas composiciones literarias del ya fallecido autor.

De nuevo viajamos hasta Holt para esta segunda entrega. Un lugar inventado donde cada habitante parece tener una historia tremenda que contar, o si no contar por lo menos manifestar a través de una instrospección literaria que termina por salpicar a cualquier conciencia en su lado más humano.

En esta ocasión los actores son los McPheron y varios otros habitantes de este especial pueblo, convertido en una especie de purgatorio en el que Dios pone a prueba resiliencia, paciencia y alma de tantos personajes expuestos a las más crudas vicisitudes.

No es que cada uno de los protagonistas que se van entrelazando y ramificando la historia (a la vez que descargan el argumento) deban afrontar grandes causas o trascendentales bitácoras. Lo de los habitantes de este pueblo radicado supuestamente en Colorado es enfrentarse a un destino alienante desde el detalle de la más vacua existencia.

El espacio acompaña. Holt es un pueblo donde cualquier ave nocturna podría acudir a pasar sus últimos días de desintoxicación tras una vida frenética, o donde el espía más buscado del mundo podría ocultarse al mundo. Los días de Holt son lentos y pesados, al igual que sus noches de insomnio y desvelo.

Y en eso, en el detalle, en el fatalismo asumido, en el sentir tangible de los pesados días que pasan uno detrás de otro con la misma pausa, cadencia y ciclo, descubrimos lo anecdóticamente humano, lo fundamentalmente espiritual.

Podría pensarse que la intención de Haruf es plantear la vida como un árido paraje. Pero de la misma forma que un niño puede ocupar sus horas más entretenidas en torno a un hormiguero, los habitantes de Holt cultivan su alma, indagan entre sus recovecos sin la sensación perentoria del tiempo. Una vez que se dispone de toda una vida lenta por delante, la tristeza, la nostalgia, la abnegación o la solidaridad adquieren un peso distinto, mucho más ligero, mucho más en consonancia con un tiempo compuesto por vivencias en lugar de por apremiantes segundos…

Ya puedes comprar la novela Al final de la tarde, el nuevo libro de Kent Haruf y segundo de la Trilogía de la Llanura, aquí, con un descuento para accesos desde este blog:

Valora esta entrada