Las 3 mejores películas de Ryan Reynolds

Lo malo de Ryan Reynolds es que me recuerda a un amigo y eso lo hace partir con un punto de extra√Īamiento en cualquiera de sus interpretaciones. Lo bueno de Ryan Reynolds es que como mi amigo, es capaz de lo mejor y de lo peor, y eso tiene su encanto‚Ķ

Por suerte para √©l me voy a quedar con sus mejores pelis y voy a obviar algunos bodrios infumables en los que ha participado incluso como cabeza de cartel. Es lo que tiene partir de su rostro amable que encaja en todo tipo de cintas, puedo uno dejarse llevar por el gui√≥n m√°s estrepitoso para reconquistar al p√ļblico en la siguiente pel√≠cula. Justo como mi amigo, que puede hundirse en la miseria m√°s absoluta un s√°bado noche para resurgir cual ave fenix en la siguiente salida de amigos‚Ķ

De cualquier forma no esperamos de Ryan, de momento, interpretaciones en pel√≠culas inmortales que sacuden el mundo del cine apuntando a obras imperecederas. Pero en lo meramente entregado al entretenimiento, Ryan se mueve como pez en el agua. Eso s√≠, aviso que, como suele ser habitual en este blog, voy a filtrar interpretaciones en series y sagas, (m√°s a√ļn si son de Marvel con el actor de turno disfrazado) no porque les tenga especial man√≠a sino porque desvirt√ļan la noci√≥n m√°s completa de la actuaci√≥n.

Top 3 películas recomendadas de Ryan Reynolds

El proyecto Adam

Corría una noche de verano y apetecía alguna peli entretenida de Netflix. Como la ciencia ficción siempre es un espacio jugoso para mí seleccioné este género y me topé con mi amigo Ryan en una propuesta que sonaba bien.

Se trataba de Proyecto Adam, y de una invitaci√≥n para viajeros en el tiempo hacia ese pasado siempre en constante reconstrucci√≥n entre recuerdos y remordimientos. Pero claro, lo de este proyecto a√Īad√≠a naves espaciales con las que acceder a planos de aqu√≠ y de all√°.

En medio de la desorientaci√≥n general, Ryan va atando cabos de la importante misi√≥n que puede cumplir contra la corporaci√≥n de turno, due√Īa y se√Īora de los viajes intra-temporales y sus potenciales posibilidades de lucro y poder.

En esta ocasi√≥n encontrarte con tu yo anterior tampoco supone fractura alguna. Y de hecho resulta de lo m√°s fascinante que el hombre adulto sea capaz de recoger las miserias del ni√Īo que fue para que pueda ser el superhombre que le tocar√° ser. Entre ambos, ni√Īo y hombre, deben enfrentarse al moldeado de la realidad a uno y otro lado del tiempo.

Solo ellos pueden darse una segunda oportunidad para que todo transcurra como debió ser, eliminando esos incómodos accidentes que hacen de la vida una putada. No todo sale bien, en cierta forma, pero quizás solo sea ya cuestión de tiempo, de tiempo del bueno en el que las cosas ocurran a placer y necesidad de los protagonistas…

Free Guy

La cosa es que en lo fant√°stico y la ciencia ficci√≥n, Ryan Reynolds parece haber encontrado su h√°bitat. Ser√° cosa de que en un rostro tan amigable como el suyo cualquier presupuesto o divagaci√≥n se haga m√°s accesible. La cuesti√≥n es que en pelis como esta Ryan consigue acercarnos a los nuevos mundos dise√Īados por la IA de turno, entre algoritmos y escenarios de juegos.

Lo de Jim Carrey y su Truman sale vencedor en la comparaci√≥n entre argumentos tan similares, pero esta pel√≠cula tiene el a√Īadido del reflejo entre realidad y metaverso, o entre mundo real y realidad virtual. Porque conseguir que todo enlace convierte la imaginaci√≥n humana en un espacio capaz de generar nuevos mundos‚Ķ

Guy (Ryan Reynolds) trabaja como cajero de un banco, y es un tipo alegre y solitario al que nada la amarga el día. Incluso si le utilizan como rehén durante un atraco a su banco, él sigue sonriendo como si nada. Pero un día se da cuenta de que Free City no es exactamente la ciudad que él creía. Guy va a descubrir que en realidad es un personaje no jugable dentro de un brutal videojuego.

Eternal

Ser un recipiente en espera de un donante de alma no es asunto baladí. Ryan tan solo era un proyecto de ser humano dispuesto en su envase para que el rico de turno disfrute de su físico juvenil con todas las potencialidades que eso supone.

Algo as√≠ como una inmortalidad de alquiler o una reencarnaci√≥n con posos de ciencia. En √ļltima instancia conjugar cuerpos y almas pasa a ser algo tan sencillo como finalmente desconcertante. Porque cada c√©lula tiene sus recuerdos. Y puesto todo en orden seg√ļn la qu√≠mica del cerebro empiezan a despertar viejos recuerdos imposibles sobre quien nunca se fue al habitar cuerpo ajeno.

Paradojas clásicas de la ciencia ficción entre lo ético y lo espiritual incluso. Viejos complejos de Dorian Gray curados con segundas oportunidades que no pertenencen. Jugar a ser Dios y salir ganando en las primeras apuestas… Las dudas quedarán servidas después y el viejo alma que ocupaba ese cuerpo hecho recipiente empieza a reclamar lo que siempre fue suyo. Porque puestos a jugar los humanos entre cuerpos y almas quizás finalmente Dios se haga la picha un lío…

Valorar post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.