3 mejores libros de Yoko Ogawa

Hay vida en la literatura japonesa actual m√°s all√° de Murakami. Porque el caso de Yoko Ogawa tambi√©n supuso todo un fen√≥meno mundial en su narrativa al encuentro m√°s insospechado de los n√ļmeros y sus mensajes m√°s all√° de las simples operaciones para alcanzar una trascendencia human√≠stica, como planteamiento humano que al final son los n√ļmeros.

Fruto de esa voluntad de equilibrio entre letras y n√ļmeros como un todo, apareci√≥ su libro ¬ęLa f√≥rmula preferida del profesor¬Ľ, donde todos pudimos aprender que la mente, y sobre todo la memoria, puede no abandonarnos tanto a nuestra suerte si nos aferramos a lo perenne de los n√ļmeros y sus formulaciones.

Pero Ogawa no se conformó con despertar la curiosidad de medio mundo desde su descubrimiento metaliterario y se entregó a una obra prolífica. Principalmente una gran colección de novelas en las que vierte ese encanto de la narrativa más oriental. Historias asomadas al nacimiento de cada nuevo día, como anticipadas y sabedoras de la pausa necesaria con la que afrontar el ritmo que ya viene dado por la vida en sí.

Top 3 novelas recomendadas de Yoko Ogawa

La fórmula preferida del profesor

El estallido internacional de una creatividad made in Ogawa, capaz de replantear distancias entre lenguaje y matem√°ticas. Una de esas novelas disruptivas mucho m√°s all√° de lo meramente literario. Todo ello con una ambientaci√≥n muy pr√≥xima que consigue potenciar m√°s a√ļn la vertiente human√≠stica que lo encierra todo en su c√≠rculo perfecto.

Historia de una madre soltera que entra a trabajar como asistenta en casa de un viejo y hura√Īo profesor de matem√°ticas que perdi√≥ en un accidente de coche la memoria (mejor dicho, la autonom√≠a de su memoria, que s√≥lo le dura 80 minutos).

Apasionado por los n√ļmeros, el profesor se ir√° encari√Īando con la asistenta y su hijo de 10 a√Īos, al que bautiza ¬ęRoot¬Ľ (¬ęRa√≠z Cuadrada¬Ľ en ingl√©s) y con quien comparte la pasi√≥n por el b√©isbol, hasta que se fragua entre ellos una verdadera historia de amor, amistad y transmisi√≥n del saber, no s√≥lo matem√°tico‚Ķ

La formula preferida del profesor

La Policía de la memoria

La particular distopía de esta autora nipona que recoge el guante del habitual del planteamiento sociológico propio de tantos otros narradores japoneses. Una historia con regusto también a la Margaret Atwood más interesada en el desnudado de las obscenidades sociales.

En una peque√Īa isla se produce un misterioso fen√≥meno. Un d√≠a desaparecen los p√°jaros, al siguiente podr√≠a desaparecer cualquier cosa: los peces, los √°rboles‚Ķ Peor a√ļn, tambi√©n se desvanecer√° la memoria de ellos, al igual que las emociones y sensaciones que llevaban asociadas. Nadie sabr√° ni recordar√° entonces qu√© eran. Hay incluso una polic√≠a dedicada a perseguir a los que conservan la capacidad de recordar lo que ya no existe.

En esa isla vive una joven escritora que, tras la muerte de su madre, intenta escribir una novela mientras trata de proteger a su editor, que está en peligro porque forma parte de los pocos que recuerdan. La ayudará un anciano al que empiezan a fallarle las fuerzas. Mientras, lentamente, nuestra protagonista va dando forma a su novela: es el relato de una mecanógrafa cuyo jefe acaba reteniéndola contra su voluntad en un altillo. Una obra sobre el poder de la memoria y sobre la pérdida.

La policía de la memoria

Hotel Iris

El curioso magnetismo por la fatalidad, la querencia por la perdición, el miedo capaz de inspirar almas anestesiadas por una realidad que se les hace demasiado plana, de insoportable inercia. Una novela fascinante sobre la asunción de la derrota como destino, como tentación ineludible hecha pulsión esencial, atracción física de placer y dolor

Mari, una muchacha de diecisiete a√Īos que ayuda a su madre en la gesti√≥n de un modesto hotel familiar cerca de la playa, en la noche escucha los gritos de una mujer que sale medio desnuda de una de las habitaciones imprecando a un misterioso hombre de avanzada edad. Este, imperturbable, le manda callar con unas palabras tajantes.

La autoridad con que las pronuncia tiene el efecto de un hechizo en la joven, que se siente inmediata e irresistiblemente atra√≠da por √©l. Algunos d√≠as despu√©s, lo encuentra por casualidad y siente la necesidad de seguirlo. El hombre es un traductor del ruso con un pasado oscuro ¬ósu mujer muri√≥ en circunstancias extra√Īas¬ó que vive en una solitaria villa de una isla casi desierta.

A partir de ese encuentro, nace entre ellos una turbia relación, y la casa del hombre se convierte en un inquietante lugar de transgresión íntima. Yoko Ogawa, una de las novelistas más leídas en Japón, se adentra esta vez en el oscuro territorio de la psicología sexual, que, como les ocurre a los personajes del libro, perturba y atrae o bien provoca repulsión en el lector.

5/5 - (28 votos)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.