3 mejores libros de Pere Cervantes

Hay profesiones que siempre tienen algo de especial vocación. Es como aquello del niño que voluntariamente se dirigía a la porteria del recreo para ponerse de portero…

Y claro, un niño que elige ser portero puede acabar trabajando de policía o médico y finalmente encontrando en el oficio de escritor ese sitio donde contar al mundo su especial forma de ver las cosas que precisamente por ese prisma novedoso, siempre acaba enganchando a los lectores.

Recuerdo ahora mismo a otro policía escritor ilustre ya como Víctor del Árbol (no es el único). Y hoy abrimos espacio para Pere Cervantes, otro policía (quizás no portero de pequeño pero si también catalán como Víctor del Árbol).

En la ya considerable bibliografía de Pere encontramos un loable gusto por una variedad seguramente derivada de la prospección creativa que parece ir enfocándose al género policíaco. Un noir entre Cataluña y Baleares que incluye algún arranque de series de novelas. Pero la pluma de Cervantes puede abordar tramas más existenciales en la ficción; o incluso libros de no ficción con una clara connotación divulgativa desde su desempeño policial.

Top 3 libros recomendados de Pere Cervantes

  • El chico de las bobinas: Cuando me encuentro una historia sobre la infancia asomada azarosamente a los abismos del crimen siempre recuerdo aquella peli de Harrison Ford y el niño Amish que ve el crimen en un baño de gasolinera, creo recordar.

    La cuestión es que la idea siempre cultiva esa crudeza de lo que nunca debiera ser, precisamente de la protección necesaria de la infancia sobre lo peor del mundo que los adultos nos empeñamos en construir.

    Pere Cervantes construye un escenario similar en torno a Nil Roig, un chaval que ya de por sí habita los duros y eternos dias de la dictadura en Barcelona. Aquel mal día de 1945 mientras regresaba a casa de su “empleo” como encargado de transportar bobinas de cine, se encontró con un asesinato.

    Por un lado el miedo insondable en la mente de un niño de 13 años, por otro el reto que se despierta con el particular legado de la víctima. Porque aquel finado tuvo tiempo, antes de su expiración, de entregarle una misteriosa estampa, precisamente de un actor de cine.

    No hubo instrucciones al respecto, tan solo la certidumbre de que desde esa imagen se trazaba el descubrimiento de grandes secretos.
El chico de las bobinas
clic libro
  • Golpes: Enfrentado a un mundo que lo acabó atrapando. En esa extraña frontera donde quedan retenidos malhechores, héroes, villanos e ídolos de la supervivencia encontramos a un Alfa recién salido de la cárcel.

    Siendo policía salir de la cárcel es para él una invitación a la rendición completa, a la fácil perdición de las sombras ya conocidas. Bajo el apodo de Alfa nos aproximamos a una de esas vidas hechas novela, con su punto de adaptación a la ficción pero sin saber nunca si por exceso o por defecto.

    Llegado el momento de la drástica decisión de ponerse sin duda del otro lado, Alfa podrá exculparse en mil pretextos, justificarse por una nueva vida tras la cárcel en la que no se encuentra.

    La cuestión es que ya no siente que tenga arraigo alguno con el lado bueno y decide que los intensos reclamos del hampa, como cantos de sirena, son irrenunciables invitaciones a una libertad que sí, que vista únicamente desde el lado de la perdición, es tan brillante como cegadora.

Golpes, de Pere Cervantes
clic libro
  • No nos dejan ser niños: El comienzo de una serie, la creación de unos personajes esenciales en todo narrador de novela negra, por muy directa o indirecta que sea su incursión creativa en el género.

    María Médem es una protagonista muy intensa desde vertienes pocas veces abordadas en el noir. Porque es una madre reciente, dueña y señora de una casa en la que su pareja apenas puede permanecer por motivos laborales y donde a cambio su suegra se mueve como pez en el agua.

    Para más inri, por supuesto, un trabajo que la esperaba con el notición de un doble crimen de dos ancianas que se le asigna junto al compañero más incómodo, Roberto Rial.

    La ciclogénesis perfecta para que se acerca a la vida de María Médem con negros augurios de thriller.

    Una novela sorprendente que aporta una singularidad sensibilidad con lo femenino en un ámbito policial que todavía puede seguir siendo desfavorable, que desconcierta en las relaciones personales entretejidas entre los protagonistas y que urde una resolución inesperada en torno a los crímenes centrales del caso policial.
No nos dejan ser niños
clic libro

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.