3 mejores libros de Nikos Kazantzakis

Esencialmente griego, pese al circunstancial dominio turco sobre Creta cuando Nikos Kazantzakis lleg√≥ al mundo. Porque sin duda Kazantzakis es uno de los referentes culturales de siglo XX del viejo imperio Heleno, redescubierto para el gran p√ļblico por la pel√≠cula de Anthony Queen haciendo de su protagonista literario Alexis Zorbas, pero reconocido previamente por los buenos lectores que ya alrededor de todo el mundo pod√≠an encontrar a cuentagotas sus primeras obras.

Y como buen griego, Kazantzakis imprime a sus obras esa extrema luz mediterr√°nea de unas islas gracias a cuyo vital destello naci√≥ el mundo moderno con sus dilemas y sus odiseas vitales, con su teatro y su literatura de ficci√≥n nacida hace milenios de entre dioses, h√©roes y cronistas capaces de despertar el imaginario com√ļn de todo un planeta.

Heredero del Nobel de Literatura pero finalmente desheredado de la gloria como el h√©roe Aquiles, en el √ļltimo instante. Pese a todo, siempre quedar√°n sus novelas para que cada cual recoga de su luz, el reflejo que m√°s hondo le llegue.

Top 3 novelas recomendadas de Nikos Kazantzakis

Zorba el griego

Erigir un personaje como ese tótem cultural que trasciende a los tiempos solo está a la altura de escritores como Cervantes o Shakespeare. No es cuestión de comparar la trascendencia de los personajes o su valor.

El asunto va del calado, de esas forma de llegar desde un mundo no tan com√ļn como la literatura, a todo el mundo. Y no, que se haya hecho una pel√≠cula no es la excusa. Porque ciertamente tambi√©n se ha llevado a la pantalla la vida y obra de incontables personajes de la literatura universal… Claro est√° que si los grandes genios de la literatura equilibran y compensan el resto de componentes de una trama para hacer ese todo de la obra maestra, en Zorba solo existe Zorba, para bien y para mal, para que destaque sobre todas las cosas con sus aristas y sus dicotom√≠as tan humanas y con sus miserias. Todo es m√°s profundo y m√°s trascendente en Zorba porque toda la trama pivota en torno a √©l, a su descubrimiento y an√°lisis desde la cercan√≠a de quien trata de escudri√Īarlo como un cirujano del alma.

Zorba no cede a lo pol√≠ticamente correcto ni asume patrones de h√©roe. √Čl vive su tragicomedia con la intensidad del loco y por momentos con la brillantez del sabio. En los libros se busca en ocasiones sabidur√≠a, formas de divisar el mundo de una manera transformadora para bien. Zorba parece de vuelta de todo y se enfrenta al trampantojo de su existencia a tumba abierta como un Dorian Gray atrapado en una isla y descubierto como un nuevo Robinson Crusoe.

Zorba el griego

El pobre de Asís

Resulta atrevido abordar una biograf√≠a ficcionada. M√°s a√ļn sobre personajes cuya documentaci√≥n a recabar no alberga ni un testimonio oral. De San Francisco se conocen sus milagros, sus cr√≥nicas, el alcance mundial de su fin evangelizador.

Pero trazar desde ah√≠ una biograf√≠a completada con ese brillo que explota lo anecd√≥tico es por momentos atrevido sino arriesgado. M√°s a√ļn cuando se trata de un personaje sagrado. La cuesti√≥n es empezar desmitificando al santo, d√°ndole un nombre que ya nos conduzca hasta el principio, hacia el ser humano que a√ļn no es nada salvo su pobreza. Para un autor como Kazantzakis que pudo pasar por el ate√≠smo desde su convicciones socialistas iniciales, esta obra debi√≥ de ser esa ca√≠da del caballo de San Pablo. O quiz√°s tan solo un ejercicio de liberaci√≥n, de humanizaci√≥n de un personaje que le impact√≥ y del que rescat√≥ lo m√°s trascendente, la capacidad humana para la resiliencia, el esfuerzo, la entrega.

Quiz√°s se trate de comunismo del bueno, del que no llega al poder sino que se entrega al convecimiento de la fe y la esperanza, sobre todo entre los desheredados de la Tierra por sus propios hermanos.

Cristo de nuevo crucificado

Desde que el mensaje de Cristo quedó impreso en la Biblia, quedó abiertamente manifiesto las contradicciones de una Iglesia encargada de patrimonializar el legado de Dios.

La primera piedra sobre la que se edificó el cristianismo ya parecía condenada a soportar todo tipo de maletendidos interesados en favor del poder, de la voluntad de poder sobre las conciencias con el miedo de la religión como herramienta perfecta. Nos encontramos a inicios del siglo XX en el pueblo de Likóvrisi se preparan para la Semana Santa. En el ínterin los pobres vecinos de un pueblo atacado acuden a Likóvrisi en espera de fraternal socorro.

En la paradoja de la representación de la Semana Santa y la desatención a los hermanos a punto de ser masacrados se despierta la trama de una historia que ubica a los personajes frente a nuevos Pilatos y nuevos Sanedrines. Y quizás el final sea un mismo sacrificio nuevamente cargado de culpa. A no ser que alguien decida actuar como de verdad actuaría una Iglesia bajo las premisas del amado Jesucristo.

Cristo de nuevo crucficado
Valorar post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.