3 mejores libros de Guillermo Arriaga

La herencia del Juan Rulfo más empeñado en la crónica del extrañamiento, combinando realismo crudo y chispazos de fantasía metafórica encuentra en Guillermo Arriaga esa suerte de continuación de cualquier escuela que se tiende a asociar para cada país. Y eso que la escuela mexicana tiene tantas posibles ramificaciones como grandes autores pasados y presentes.

Solo que en el caso de Arriaga la obra se diversifica y el escenario cambia su foco desde lo rural hacia lo urbano, agilizando las tramas con más diálogos y tensionando más las tramas con vivencias al límite. Y sin embargo ese Rulfo que susurraba sus relatos del Llano en Llamas sigue ahí, en la recámara de la conciencia de Arriaga. Quizás dibujando lo existencial con unos dejes de brumosa fantasía que no hace sino hacernos sentir más aún el efecto de la cruda levedad que rige la vida.

Después tenemos la vertiente cinematográfica, el salto de Guillermo Arriaga a un mundo del guión que le ha reportado grandes éxitos extendidos al séptimo arte versión azteca, si se me permite la sinécdoque.

Más que nada porque la caracterización netamente mexicana en forma y fondo, en una filmografía que pivota en torno a la “Trilogía de la muerte”, sirve como brillante reflejo sociológico de un universo capitalino del México moderno.

Pero lo fascinante de Arriaga es esa dualidad, la compatibilidad, el encaje entre lo cinematográfico y lo literario. Y es que si sus pelis resultan magnéticas, sus novelas completan una visión de su obra mucho más profunda e intensa desde la mágica capacidad de la lectura para abordar mundos más complejos empastados con nuestra imaginación.

Top 3 novelas recomendas de Guillermo Arriaga

  • Salvar el fuego: El alma es la chispa capaz de despertar el incendio. Porque más allá de la consciencia encontramos los elementos primarios de los que estamos hechos. Y sí, somos gran parte de agua en lo material. 

    Pero el fuego es la otra parte que nos da vida y nos consume desde el oxígeno que respiramos. Quizás sea que José sepa de ese fuego que habita el hueco del alma y se entregue sin miramientos a sus reclamos, para bien o para mal… Nada mejor que el destino empeñado por su parte a provocar el encuentro con Marina, ubicada al otro lado del espectro vital, donde se desconoce de fuegos enterrados con la arena de la rutina y la asunción de lo convencional. 

    Pero claro, el fuego tiene sus riesgos, el peligro de perder la razón al entregarse al fuego que todo lo devora, donde se queman vanidades y deseos, sueños y culpas, purificando el alma sin tener en cuenta el incendio provocado alrededor. La trama se enriquece con su visión multifocal. 

    Todo lo que ocurre se ubica en el centro de un universo presentado desde diversos personajes observadores quizás al principio pero rodeados finalmente por el incendio. 

    Con ese componente ya inherente al autor de relato crítico de lo social, Salvar el fuego nos laza a tumba abierta a los desajustes más aviesos de nuestro mundo actual con una historia original hacia el convencimiento de lo imposible como única forma para sintetizar lo necesario desde la violencia, el amor, el descubrimiento y la liberación de los miedos.
Salvar el fuego
Clic libro
  • El salvaje: Lo cierto es que hay un componente de innovación en Guillermo Arriaga. Y muchos son los que la evidencian desde lo formal, en la técnica narrativa. 

    Pero puede que la apreciación de lo innovador también sea cuestión de lo transgresor de las tramas de Arriaga, del componente de vinculación de lo literario con lo conductista, con el análisis de las motivaciones sondeadas de manera magistral por Arriaga, como si el mismo viviera en sus personajes al límite y pudiera trazar los motivos más hondos. 

    Una ardua tarea aligerada desde las intervenciones de sus propios personajes, en ocasiones coloquiales, siempre trepidantes, desgarradoras de vida. En esa potencia narrativa, un personaje como Juan Guillermo, abandonado a su infortunio de la orfandad en un mundo monstruoso, se convierte en un personaje hamletiano, en el tormento antes de la edad natural del tormento. y semejante balcón hacia el abismo sirve para una trama enfocada hacia la venganza como única forma de supervivencia, como único fin posible. 

    Con un punto desconcertante pero que al final descarga la trama y va trazando esa extraña línea paralela entre existencias que jamás podrían entrelazarse, la irrupción de Amaruq resulta cautivadora. Amaruq aparece prácticamente perdido entre Canada y Alaska en busca del lobo que anhela cazar como si fuera lo último que tuviera que hacer en su vida. 

    La fusión de ambas historias suena a ecos de ambos mundos, de referencias oníricas de un caso sobre el otro. Pero a la postre, mágicamente, acaban siendo los mismo.
El salvaje
clic libro
  • El búfalo de la noche: La historia más intimista de Arriaga. Porque la trama ahonda en los universos interiores de los protagonistas del triángulo existencial. 

    Gregorio, Manuel y Tania van componiendo una historia trágica que apunta al reclamo de la vida y el amor pese a todo, pero que al final acaba recibiendo con lacerante dolor psicológico el salpicado de la locura. Porque la amistad nunca casa bien con las pasiones compartidas. 

    Y sin embargo lo inevitable lo es porque sí, sin alegación posible. Desde que el ser humano encontró en la ficción un cauce inigualable para acompasar emociones y búsquedas esenciales, el amor y la muerte se convirtieron en los opuestos de cualquier narración. 

    Arriaga ha sabido ofrecernos una nueva lectura en la misma frontera que separa el gozo eterno del amor y el dolor insoportable del desamor que conduce a la locura con la teatralidad de las historias clásicas o con la inquietante cercanía de una narración actual como esta.

El búfalo de la noche
clic libro


Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.