Los 3 mejores libros de Emmanuel Carrère

Si hace poco hablábamos de una escritora singular como Zadie Smith, que apunta a crear una escuela de realismo ajustado al siglo XXI, no le anda a la zaga un ya más veterano Emmanuel Carrère que transita con abrumante suficiencia entre lo cinematográfico y lo novelístico, desarrollando en ambos espacios creativos su don cronístico en torno a intrahistorias fascinantes por su crudeza realista tamizada por su imaginación.

Admirador de un autor tan excéntrico como Philip K. Dick (exponente de una literatura de ciencia ficción que proyectaba sus sombras sobre la metafísica, desde el tránsito por todos los umbrales de la experiencia), Carrère apunta siempre a la sorpresa en historias que bordean lo biográfico a tumba abierta.

Semblanzas de protagonistas al límite, ahí donde la vida duele. Dolor como premisa de existencia, de amarga lucidez, de consciencia y de ese valor extremo de lo importante cuando por desgracia se descubre que así lo es.

Y a√ļn as√≠, Emmanuel Carr√®re sabe insertar un punto de lo fant√°stico en todo lo que escribe, sean tramas con tintes biograf√≠cos o autobiogr√°ficos, o recuperando detalles de cr√≥nicas de sucesos. Quiz√°s sea cosa de una intenci√≥n moralizante de la escenificaci√≥n de un cuento, con voluntad por iniciar al lector en el desastre que pueda venir.

Porque hoy en d√≠a podemos leer a Hans Christian Andersen obviando su amarga evocaci√≥n infantil con la cerillera que muere de fr√≠o en la calle, con su revisi√≥n sat√≠rica del traje nuevo del emperador que anda desnudo… Sin duda el poso tr√°gico de esos cuentos es una herencia literaria que Carr√®re ha sabido trasladar a un mundo en el que, precisamente, ya no estamos para cuentos.

Top 3 libros recomendados de Emmanuel Carrère

El adversario

La novela m√°s valorada del escritor franc√©s. M√°s all√° del oportunismo de escribir sobre un personaje real como Jean-Claude Romand (un tipo en la c√ļspide de la historia negra del pa√≠s galo), que precisamente en 2019 qued√≥ libre, lo cierto es que el h√≠brido entre biogr√°fia y ficci√≥n compone un poderoso relato de lo siniestro, de la capacidad del mal general del ser humano.

Porque como rezaba aquel, humano soy y nada de lo humano me es ajeno. Romand no era un monstruo, no al menos en la consideración literar que pretende alejarnos de este tipo de viles psicópatas. Jean-Claude el humano y su esencia para hacer lo que hizo, para deshacerse de toda su familia y seguir adelante en su constructo mental.

Porque una vez descubierto el enga√Īo, la estafa de su rol adoptado de m√©dico, la estridencia lo condujo al m√°s aciago de los fines, a la m√°s inesperada destrucci√≥n de su vida personal. Y s√≠, es inc√≥modo pensar que este hombre era uno m√°s de nosotros, pero as√≠ nos lo muestra este libro, con la ense√Īanza de las apariencias, de la inabordable sospecha sobre el pr√≥jimo, de las √≠nfulas y frustraciones que pueden llevar de una inocente ficci√≥n de vida a un comportamiento atroz. Con el v√©rtigo de una presentaci√≥n de escenas cuidadas y precisas como las de una pel√≠cula, avanzamos por una historia que no deja indiferente.

El adversario, de Emmanuel Carrère

Limonov

La Unión Soviética asomaba en la segunda mitad del siglo XX como un régimen severo y alienante. Emmanuel Carrère dijo escribir este libro desde el conocimiento de un disidente de aquel régimen, un soviético que adoptó ese alias por sabe Dios qué motivos y que aprovechó la pluma de Carrère para desarrollar su biografía entre luces deslumbrantes y sombras color muerte.

Con la capacidad de Carr√®re para adornar la realidad con su p√°tina corrosiva conocemos al Limonov inmerso en la sociedad sovi√©tica, por donde se mov√≠a entre los espacios subversivos m√°s por nihilismo que por activismo. Hasta que dio con sus huesos en Nueva York para escapar de alg√ļn accidente m√°s que probable. No es que Am√©rica asomara para √©l como la oportunidad de un millonario en Las Vegas.

Un similar inframundo lo esperaba en aquella ciudad que en invierno ofrec√≠a un mismo fr√≠o helador que Siberia. Limonov era un tipo de recursos que pudo salir adelante por un golpe de suerte que lo coloc√≥ en la esfera p√ļblica con alguna novela estilo Bukowski que consigui√≥ llamar la atenci√≥n de aquellos que quieren conocer el lado salvaje desde su sill√≥n de lectura. Gracias a ese libro Limonov empez√≥ a conocer m√°s mundo, con similar magnetismo por los problemas all√° por donde pasaba. El c√≠rculo de Limonov se cierra con un regreso a Rusia en el que quiz√°s su reconocimiento internacional lo salv√≥ de alg√ļn nuevo accidente. Hasta d√≠as recientes en los que sosten√≠a la mirada directa y de frente al mism√≠simo Putin.

Limonov

De vidas ajenas

Hay veces en las que la tragedia nos roza tan de cerca que podemos sentir su estela guillotinesca silbando ante nuestras narices.

La tragedia es golpe pero también un incómodo alivio cuando no acaba de mutilar tu mundo. Ese golpe próximo fue en un escritor como Carrère leitmotiv perfecto para esta historia mitad biografía y mitad novela, porque la tragedia más infame no puede ser relatada con absoluta fidelidad desde perspectiva exterior. Pero Carrère lo suple o más bien lo complementa todo con ese brillo de su literatura absorbente que enfoca ahí donde su suma de focos van apuntando. Los polos opuestos se atraen pero es que los polos iguales, en su repelencia, se descubren como extremos bien distintos.

La tragedia no es tragedia sin amor previo. La tristeza m√°s honda no se puede superar sin amor resiliente. Y en esos equilibrios se mueven los personajes de esta novela sobre vidas palpables en nuestro entorno. Sentimos entonces el estremecimiento no solo por los protagonistas de la novela sino por otros m√°s pr√≥ximos de los que empezamos a calibrar su exposici√≥n al dolor y su empe√Īo en amar para seguir viviendo. Un libro que eleva el significado de la empat√≠a.

De vidas ajenas

Otros libros recomendados de Emmanuel Carrère

Yoga

Si era cuesti√≥n de romper tab√ļs sobre las enfermedades mentales, Emmanuel Carr√®re ha cumplido su parte con esta obra brutalmente sincera. Solo que, en su camino inescrutable hacia el abismo, Carr√®re aprovecha precisamente esa oscuridad para resultarnos vol√°til, divagante e inquietante. Orden y caos se dan el relevo formal y tambi√©n en el fondo y todo transcurre con el ritmo cambiante de esa v√≠vida bipolaridad con su verdad extrema a ambos lados. Y es que las contradicciones normales con las que convivimos son ese peque√Īo reflejo de cuando se pierde el pi√© y las emociones crispadas desbordan imaginaci√≥n y visi√≥n del mundo…

Quede claro para posibles lectores despistados que este no es un manual pr√°ctico sobre yoga, ni tampoco un bienintencionado libro de autoayuda. Es la narraci√≥n en primera persona y sin ning√ļn tipo de tapujo de la profunda depresi√≥n con tendencias suicidas que llev√≥ al autor a ser hospitalizado, diagnosticado de trastorno bipolar y tratado durante cuatro meses. Es asimismo un libro sobre una crisis de pareja, sobre la ruptura afectiva y sus consecuencias. Y sobre el terrorismo islamista y el drama de los refugiados. Y s√≠, en cierto modo tambi√©n sobre el yoga, que el escritor practica desde hace veinte a√Īos.

El lector tiene en sus manos un texto de Emmanuel Carrère sobre Emmanuel Carrère escrito a la manera de Emmanuel Carrère. Es decir, sin reglas, lanzándose al vacío sin red. Hace tiempo que el autor decidió dejar atrás la ficción y el corsé de los géneros. Y en esta obra, deslumbrante y a la vez desgarradora, se entrecruzan la autobiografía, el ensayo y la crónica periodística. Carrère habla sobre sí mismo y da un paso más en su exploración de los límites de lo literario.

El resultado es una descarnada expresión de las flaquezas y los tormentos humanos, una inmersión en los abismos personales a través de la escritura. El libro, que ha generado polémica ya antes de su publicación, no deja a nadie indiferente.

Yoga, de Emmanuel Carrère

El estrecho de Bering

Quiz√°s los rusos no se hayan dado cuenta. Mientras sus conflictos se focalizan en la Europa del este, al otro lado podr√≠a f√°cilmente lanzarse a la conquista de Estados Unidos reclamando para s√≠ esa Alaska a tiro de piedra desde Chukotka. Seguramente desde un estrecho de Bering donde los polos parecen reclamarse, nace esta investigaci√≥n…

En tiempos del comunismo, los miembros del partido recib√≠an cada mes las actualizaciones de la gran Enciclopedia Sovi√©tica. Cuando en julio de 1953 el temido Beria fue por fin detenido, la enciclopedia a√ļn conten√≠a una larga y elogiosa entrada dedicada a √©l. A los pocos d√≠as de la detenci√≥n a los camaradas les lleg√≥ un sobre con una hoja y unas instrucciones: se les ped√≠a que, con sumo cuidado y la ayuda de una cuchilla de afeitar, recortaran el texto sobre Beria y lo sustituyeran por el que se les adjuntaba, referido al estrecho de Bering. As√≠, Bering sustitu√≠a a un Beria ca√≠do en desgracia, que, siguiendo el m√©todo habitual de las autoridades sovi√©ticas, desaparec√≠a sin dejar rastro.

Este ensayo, que gan√≥ el Grand Prix de la Science-Fiction y Anagrama publica por primera vez directamente en la colecci√≥n ¬ęCompactos¬Ľ, habla de la historia en condicional, la que pudo ser y no fue. Habla de la ucron√≠a: de qu√© hubiera sucedido si la nariz de Cleopatra hubiese sido m√°s corta o Napole√≥n hubiera salido victorioso de Waterloo… Carr√®re mezcla casualidad y causalidad, realidad y ficci√≥n, y nos propone un juego de lo m√°s provocativo.

El estrecho de Bering
5/5 - (13 votos)

1 comentario en ¬ęLos 3 mejores libros de Emmanuel Carr√®re¬Ľ

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.