3 mejores libros de Ignacio Martínez de Pisón

En la presentaci√≥n de un libro, en esos momentos en los que el presentador de turno loa las virtudes del autor en cuesti√≥n, siempre es interesante fijarse en el escritor, en su lenguaje no verbal una vez que se expone ante el p√ļblico como la atracci√≥n de turno.

Cito esto porque recuerdo especialmente una presentación de Ignacio Martínez de Pisón. Esa especie de mirada perdida en ocasiones, proyectada de vez en cuando hacia ese imaginario del escritor a punto de dar cuenta de su obra y recuperada para la causa de la realidad ante las palabras del presentador.

Sin conocerlo personalmente, la idea que me llevé de este escritor fue la de un creador reposado, de mirada intensa, con un deje pícaro en la particular fisonomía de sus ojos. Una combinación que finalmente apunta a esas historias igualmente intensas pero reposadas, sostenidas en ese fantasma de la creación que es el pasado. Tiempos ya saldados por la historia donde los personajes parecen condenados, a la vez que ocupan ese escenario de cualquier tiempo pasado que si no es mejor, al menos se hace más humano hasta en la adversidad.

Gracias a esa capacidad para hilvanar intrahistorias como grandes novelas, Martínez de Pisón (o más bien su obra) dio el salto al cine tanto en adaptaciones como en la redacción de guiones propios.

Sin duda un escritor camale√≥nico, un narrador magn√©tico que desarrolla sus investigaciones y que construye personajes repletos de esa contradicci√≥n tan humana que parte de la ruptura misma de la infancia y la edad adulta (su primera novela ¬ęLa ternura del drag√≥n¬Ľ apunta a mi parecer hacia esa idea del mayor de los contrastes humanos entre la infancia y el supuesto mundo real, una noci√≥n ratificada en su reciente novela ¬ęDerecho Natural¬Ľ), componiendo finalmente narraciones tan perennes como el ideal del alma.

Top 3 libros recomendados de Ignacio Martínez de Pisón

Fin de temporada

El tiempo pasa rápido, como toda canción que acompasa nuestro mejores recuerdos, el estribillo queda con su empalagoso sabor a derrota y melancolía. Pero no seríamos nada sin eso, sin el ayer que adoquina la existencia en nuestro camino a ninguna parte.

En este fin de temporada los protagonistas alcanzan cada nuevo verano desde la m√°s entera casualidad que les permite estar a√ļn juntos, pese a todo. Y su canci√≥n siempre suena tambi√©n pese a todo. Solo que su melancol√≠a del ayer se transforma para ellos en una apacible entrega a la casualidad y los puntos de inflexi√≥n transformadores de la existencia.

Una carretera junto a la frontera de Portugal, junio de 1977. Juan y Rosa, apenas adolescentes, tienen cita en una cl√≠nica abortista clandestina, pero un accidente les impedir√° llegar a su destino. Casi veinte a√Īos despu√©s, Rosa y su hijo Iv√°n comienzan el que ser√° el proyecto de su vida, la recuperaci√≥n de un camping en la Costa Dorada, en el otro extremo de la pen√≠nsula. Desde que Iv√°n naci√≥ han vivido en diferentes lugares, siempre de forma provisional, siempre solos, huyendo de un pasado que no tardar√° en alcanzarlos.

Fin de temporada es una novela sobre la fuerza, a veces envenenada, de los lazos de sangre; sobre secretos familiares que hacen que cada generación se vea abocada a repetir ciertos errores, y sobre cómo saber nos transforma en otras personas.

Ignacio Martínez de Pisón traza personajes memorables y una relación madre e hijo extraordinaria en esta historia que recorre casi un cuarto de siglo y nos descubre que el pasado no resuelto es una trampa vital aunque intentemos ignorarlo, o precisamente por ello. 

Fin de temporada

El d√≠a de ma√Īana

El gris general de la Espa√Īa de postguerra se extendi√≥ como un manto que imped√≠a cualquier proceso de √≥smosis cultural y social una vez que el mundo sal√≠a de la Segunda Guerra Mundial algunos a√Īos despu√©s.

La politica m√°s interesada de los aliados permiti√≥ que Espa√Īa continuara en esa tenebrosa tierra de nadie de la dictadura franquista. Y son esos cuarenta a√Īos hasta la muerte del dictador a lo que apunta este d√≠a de ma√Īana que nunca anuncia una v√≠spera de liberaci√≥n. El papel de Justo Gil personaje oprimido en lo familiar y en lo social pasa por ser un emblema de la alienaci√≥n de aquellos d√≠as.

En su ciudad, Barcelona, Justo Gil se embarca en la aventura de la supervivencia, poniéndose del lado más oportuno para poder hacer eso, unicamente sobrevivir. Solo que al final todos encontramos nuestra justicia.

La suma de perspectivas de los personajes que interaccionaron con Justo componen ese mosaico cainita de la Espa√Īa sumida en la tragedia de la represi√≥n, con una polic√≠a capacitada para ejecutar las leyes m√°s aviesas‚Ķ

La buena reputación

Reputaci√≥n. Una de esas palabras en desuso desde lo moral hasta lo meramente ling√ľistico. Porque la reputaci√≥n era algo casi f√≠sico que se colgaba como sambenito sobre familias y hasta estirpes como huella indeleble. Por eso es tan oportuna para sobrevolar el tiempo de una familia abri√©ndose paso por su destino desde los padres a hijos y nietos. Claro que, si alguien est√° tan obsesionado por la buena reputaci√≥n quiz√°s sea porque tiene algo grave que esconder‚Ķ

Samuel y Mercedes contemplan con preocupaci√≥n el¬†futuro de sus dos hijas ante la inminente descolonizaci√≥n¬†de Marruecos y el regreso de los espa√Īoles del¬†Protectorado a la Pen√≠nsula. Estamos en Melilla, son¬†los a√Īos cincuenta y, en ese contexto de cambio e incertidumbre, el matrimonio decide viajar a M√°laga para¬†establecerse en una Espa√Īa que comienza a abrirse¬†lentamente a la modernidad.¬†

De la mano de cinco miembros de una misma familia,¬†esta saga recorre treinta a√Īos de nuestra historia¬†y transita por ciudades como Melilla, Tetu√°n, M√°laga,¬†Zaragoza o Barcelona. Los deseos e ilusiones de Samuel¬†y Mercedes, de sus hijas y de sus nietos se ver√°n condicionados¬†por secretos inconfesables en una vida que¬†transcurre fugaz e inesperada.

La buena reputaci√≥n es una novela sobre la herencia¬†que recibimos del pasado y sobre el sentimiento de¬†pertenencia, la necesidad de encontrar nuestro lugar en¬†el mundo. Autor imprescindible de las letras espa√Īolas,

La buena reputación

Otros libros recomendados de Martínez de Pisón

Derecho natural

Tiempos extra√Īos aquellos de la transici√≥n espa√Īola. El escenario perfecto para presentar el extra√Īo n√ļcleo familiar de √Āngel. El joven se mueve entre la frustaci√≥n de un padre que apost√≥ todo a un sue√Īo y que se ve incapaz de escapar al fracaso.

La necesidad de una figura paternal, personificada en un padre poco centrado en su responsabilidad como tal, hace que tanto √Āngel como sus tres hermanos transiten en ese ambiguo espacio donde el amor y el odio luchan por hacerse con las almas de los ni√Īos.

√Āngel estudia derecho y vive de primera mano la conversi√≥n de Barcelona y Madrid en dos ciudades que buscan su sitio entre la modernidad y la a√Īoranza. Entre un nuevo sistema legal, un nuevo status de una Espa√Īa en tierra de nadie, √Āngel busca el orden de las cosas y el propio orden de su familia.

Los motivos por los que un padre puede desatender a sus hijos, si es que los hay, y la causa para que unos hijos sigan buscando un padre donde no lo ha habido, mueven esta historia de transición personal dentro de una transición social.

Una buena novela de matices, de movimiento pesado por momentos pero de lectura final ágil a través de unos personajes que consiguen transmitir tantas y tantas sensaciones amasadas en ese doble espacio, el de la esperanza en nueva sociedad naciente en una nueva patria y el de la posible reconciliación con esa otra patria, la patria potestad nunca ejercida.

Castillos de fuego

El manido relato nunca es tan cierto como cuando se compone de retazos de vida, de piezas de mosaico, de intrahistorias narradas de manera tan v√≠vida y primorosa como consigue unirlas Mart√≠nez de Pis√≥n. Las cr√≥nicas oficiales vinculan los acontecimientos como trajes sin hechura. Las intrahistorias del escritor consiguen que todo tenga sentido para el observador que pretende entender los acontecimientos de cualquier momento. La virtud de cualquier escritor ante cualquier narraci√≥n pret√©rita reside en esa sensaci√≥n de un ayer accesible para cualquiera que se asome al pasado para rescatar verdades como pu√Īos‚Ķ

Madrid, 1939-1945. Muchos luchan por salir adelante en una ciudad marcada por el hambre, la penuria y el estraperlo. Como Eloy, un joven tullido que trata de salvar de la pena de muerte a su hermano encarcelado; Alicia, taquillera en un cine que pierde su empleo por seguir su corazón; Basilio, profesor de universidad que afronta un proceso de depuración; el falangista Matías, que trafica con objetos requisados, o Valentín, capaz de cualquier vileza con tal de purgar su anterior militancia. Costureras, estudiantes, policías: vidas de personas comunes en tiempos extraordinarios.

Castillos de fuego es una novela que encierra más verdad que muchos libros de Historia y que transmite el pulso de un tiempo en el que el miedo casi arrasa con la esperanza que, de forma natural, se abre camino entre la devastación. Una época de reconstrucción en la que la guerra ha acabado solo para algunos pero en la que nadie está a salvo, ni los que se alzaron a los pies del dictador ni los que lucharon por derrocarlo.

Ignacio Mart√≠nez de Pis√≥n regresa con una ambiciosa novela coral en la que mezcla una soberbia y documentada ambientaci√≥n hist√≥rica con el fascinante devenir de un pu√Īado de personajes inolvidable, y que supone la culminaci√≥n de una gran trayectoria literaria coronada por libros tan celebrados por cr√≠tica y p√ļblico como La buena reputaci√≥n, El d√≠a de ma√Īana y Dientes de leche.

Castillos de fuego

Filek

En su habitual tarea de investigaci√≥n sobre el franquismo, Mart√≠nez de Pis√≥n nos present√≥ recientemente una historia entre lo esperp√©ntico y lo surrealista, una narraci√≥n sobre acontecimientos reales que muestran el rid√≠culo tiempo vivido por la vieja Espa√Īa raptada por el dictador.

Hay personajes que aparecen por la Historia como auténticas rarezas hacia un protagonismo singular. Charlatanes que apuntan a ser elementos trascendentales hasta que pasan por mérito propio a convertirse en chistes y chascarrillos temporales que se apagan al poco tiempo.

Y sin embargo, con el paso de los a√Īos lo anecd√≥tico puede regresar con otra consideraci√≥n bien distinta, la de personajes extraordinarios con un punto c√≥mico y disparatado que resulta transgresor, anacr√≥nico, simp√°tico y hasta mucho m√°s trascendental de lo que pod√≠an haber esperado los propios protagonistas.

De este tipo de personajes tan solo quedan registros en las hemerotecas donde investigadores, curiosos o escritores como Ignacio Mart√≠nez de Pis√≥n los acaban por recuperar para la causa de la intrahistoria m√°s esperp√©ntica. Tras su √ļltima novela Derecho natural, Mart√≠nez de Pis√≥n nos presenta un curios√≠simo libro.

Gracias a Albert von Filek, Franco estuvo a punto de considerar que su autarqu√≠a se pod√≠a asomar a cotas de poder mundial equiparables al viejo Imperio espa√Īol. Este austr√≠aco, que en el fondo parece m√°s nacido de la picaresca espa√Īola, sosten√≠a que era capaz de producir un combustible sint√©tico con agua corriente y otros componentes vegetales. Y claro, el r√©gimen vio en √©l un fil√≥n.

Lo exótico de su nombre, su asumida condición de reputado científico y su impostada seguridad acabaron por convencer a Franco y los suyos. Hasta tal punto fue así que la noticia de la producción de carburante autóctono se anunció a bombo y platillo.

El qu√≠mico Filek hab√≠a querido favorecer a Espa√Īa frente a muchas otras tentadoras ofertas de fabricantes petroleros de medio mundo. Lo m√°s interesante del asunto ser√≠a sin duda la perspectiva personal√≠sima de Filek‚Ķ ¬Ņhasta d√≥nde pensaba llegar? ¬ŅC√≥mo pensaba sacar el dinero a Franco y escapar con su pufo explot√°ndole en las manos al dictador?

Sin duda un gran pillo de nuestra historia, un esperpento m√°s que desnud√≥ las miserias propagand√≠sticas franquistas en el mismo a√Īo en el que acababa de tomar el poder, 1939. Con el resto de Europa enfrascada ya en la Segunda Guerra Mundial y gracias al nuevo descubrimiento qu√≠mico, Franco pudo llegar a pensar que la conquista del mundo estaba a la vuelta de la esquina.

Un relato minuciosamente presentado por Martínez de Pisón, una sabrosa intrahistoria sobre supervivencia, ingenio y ocurrencia materializado todo en Albert Von Filek.

Filek. El estafador que enga√Ī√≥ a Franco
5/5 - (6 votos)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.