3 mejores libros de Donna Leon

Donna Leon tiene ese don propio solo de los maestros del género policíaco. Me refiero a esa capacidad para construir tramas y más tramas sobre crímenes aparéntemente irresolubles y que, gracias a personajes estrella como el bueno de Brunetti, acaban haciéndose inteligibles para el lector como si de un fascinante truco de magia se tratase.

Una capacidad propia de virtuosos conocedores de la psique humana, desde donde plantean los vericuetos más insospechados para conseguir mediante el crimen los fines más aviesos…

Tiene que haber un punto de locura en escritoras como Donna, o simplemente una facilidad para profundizar en lo más hondo del fuero interno, allí donde nuestros peores sentimientos forjan sus fundamentos entre inexpugnables muros para la consciencia. Allí mismo donde desarrollan las maquinaciones más aviesas para encontrar su justicia.

M√°s de treinta libros contemplan ya a esta voz imprescindible de lo polic√≠aco, como digo, para m√≠ la reencarnaci√≥n de Agatha Christie. ūüėČ

3 novelas recomendadas de Donna Leon

Dad y se os dar√°

¬ŅQu√© papel puede o debe jugar la lealtad en la vida de un inspector de polic√≠a? Es una pregunta que el comisario Brunetti debe enfrentar y, en √ļltima instancia, responder en este caso cuando la distinguida Elisabetta Foscarini, una conocida de la infancia, le pide un favor. La madre de Elisabetta siempre fue generosa con su familia por lo que Brunetti se siente obligado a ayudarla y comienza una investigaci√≥n privada para tratar de dilucidar qui√©n puede estar amenazando a la familia de su hija.

Sin embargo, hasta ahora hay pocas pruebas concretas: ¬Ņpor qu√© querr√≠an hacerle da√Īo a una veterinaria y a un contable que trabaja para una organizaci√≥n ben√©fica? El commissario est√° a punto de dejar correr el tema, atribuy√©ndolo a una preocupaci√≥n maternal exagerada, cuando se produce un ataque y el caso toma un giro muy oscuro. Brunetti se ver√° forzado a pedir sus propios favores para avanzar con una investigaci√≥n que inevitablemente se tornar√° oficial cuando descubra las dos caras de lo que parec√≠a una venerable instituci√≥n.

En el caso n√ļmero 31 de su carrera Guido Brunetti se enfrenta, en una Venecia casi irreconocible por la pandemia, a los claroscuros de las ONGs mientras sobre el pa√≠s vuelve a cernirse la sombra del crimen organizado, dispuesto a sacar tajada de la emergencia sanitaria.

Esclavos del deseo

El carnaval, lo carnal como inquietante paradoja de un placer de lo sensorial deformado hasta lo aberrante. La capacidad del ser humano para despojarse de la moral tras la máscara de turno para acabar siendo capaz de todo en ese otro lado de oscuro, ese espacio de lo salvaje…

La aparici√≥n de dos chicas j√≥venes inconscientes y con heridas graves a la entrada del Hospital Civil de Venecia pone a Brunetti y Griffoni tras la pista de dos j√≥venes venecianos que podr√≠an haber incurrido en un delito de omisi√≥n del deber de socorro. Se trata de Marcelo Vio y Filiberto Duso, dos amigos desde la infancia, muy diferentes entre s√≠: Duso trabaja como abogado para la firma de su padre, mientras Vio dej√≥ de estudiar de ni√Īo y se gana la vida trabajando para su t√≠o, que tiene un negocio de transporte de mercanc√≠as y una peque√Īa flota de barcas.

Pero lo que en un principio parec√≠a una travesura de dos j√≥venes que solo quer√≠an pasarlo bien, destapar√° algo mucho m√°s grave: una conexi√≥n con la mafia de tr√°fico ilegal de personas encargada de traer hasta Venecia a inmigrantes africanos. Brunetti y Griffoni tendr√°n que unir fuerzas con un nuevo aliado, el capit√°n Ignazio Alaimo, el oficial encargado de la Capitaneria di Porto, que lleva a√Īos siguiendo la pista de los traficantes.

Esclavos del deseo

Restos mortales

Como el buen vino (toma topicazo), Donna Leon va ganando poso con el tiempo. Tampoco es cuestión de someter siempre al bueno de Brunneti a una tortura de casos tras casos hasta la extenuación. De vez en cuando conviene cerrar la carpeta de pendientes y tumbarse al sol a reposar. En esto está Brunetti, pero…

Resumen: No hay descanso posible para un polic√≠a. Ya sea en la ficci√≥n o en la realidad siempre puede conocer de alg√ļn nuevo caso que perturbe sus d√≠as de asueto. En el caso de Restos Mortales, Donna Leon nos ubica en una ficci√≥n que trasciende a la realidad.

Por prescripción médica, el comisario Brunetti se aparta de todos los casos pendientes y se retira a un bucólico lugar (la isla de San Erasmo, en Venecia) donde se respira paz, con el murmullo lejano del criadero de abejas que Davide Casati, el cuidador de la casa familiar de Brunetti, mantiene.

Y aqu√≠ es donde la ficci√≥n alcanza a la realidad ( sin llegar a superarla, solo igual√°ndose, lo cual a√ļn puede ser peor). La merma de abejas en el mundo, con su funci√≥n polinizadora, presagia graves da√Īos para toda la humanidad. Einstein ya lo avisaba. El hecho de que puedan existir intereses econ√≥micos para acabar con estos cruciales insectos se antoja perverso.

Por eso, para mí Davide Casati es una metáfora personificada. Su muerte pasa a ser una afrenta para el ecosistema. Multinacionales interesadas en la extinción de las abejas se transforman en esta historia en la empresa de tóxicos sospechosa de la muerte bajo el agua de Davide Casati.

La quijotesca idea de la persona luchando contra la multinacional para desvelar el caso del asesinato es sumamente interesante. Y la buena de Donna sabe imprimir el ritmo necesario.

El caso de Davide pasa a ser el caso del pueblo contra ese interes económico que pretende desestabilizar el ecosistema. Brunetti se carga con el peso de este gran caso que sirve para concienciarnos de aspectos bien reales. Una lectura amena y comprometida. Tensión en la trama y esperanza en un final que encuentre justicia.

Otros libros interesantes de Donna Leon…

Pruebas falsas

Este un buen ejemplo de eso que citaba antes, la capacidad del autor o autora para conseguir esa magia del giro imposible que acaba aportando una coherencia fascinante a la historia. Y si el lector es partícipe del giro todavía mejor.

Resumen: Esta nueva aventura del comisario Brunetti se inicia con el brutal asesinato de una anciana odiada por sus vecinos. Las sospechas se ciernen sobre su criada rumana, desaparecida la tarde del crimen.

Acosada, la joven muere durante la persecución policial, llevando consigo una considerable cantidad de dinero y documentación falsa. Caso cerrado, pero no resuelto…

Una vecina de la víctima deja claro que la empleada no pudo cometer el asesinato, pero sólo Brunetti creerá su coartada. Una discusión con Paola acerca de los siete pecados capitales le pondrá sobre la pista de un posible móvil.

La burocracia veneciana, los prejuicios hacia los inmigrantes del Este y hacia los homosexuales, o el terror al sida son algunos de los temas que aparecen en Pruebas falsas a medida que Brunetti y, cómo no, la eficiente y fiel Elettra, avanzan en la investigación.

Pruebas falsas, de Donna Leon

La chica de sus sue√Īos

La muerte de una persona joven puede resultar turbadora. Para alguien como Brunetti no siempre lo es, demasiada mala costumbre. Pero en ocasiones una mirada vac√≠a lo revisita durante sus sue√Īos, implorando justicia y como susurr√°ndole al despertar la realidad de lo acontecido‚Ķ

Resumen: Ariana, una ni√Īa gitana de tan s√≥lo diez a√Īos, aparece muerta en el canal, en posesi√≥n de un reloj de hombre y un anillo de boda. Tendida en las losas del muelle, Ariana parece una princesa de cuento, un halo de pelo dorado enmarca su rostro, una carita que Brunetti comienza a ver en sue√Īos.

Para investigar el caso Brunetti se infiltra en la comunidad gitana, los roman√≠es, en lenguaje oficial de la polic√≠a italiana, que vive acampada cerca del Dolo. Pero los ni√Īos roman√≠es enviados a robar a las ricas casas venecianas no existen oficialmente, y para resolver el caso Brunetti tiene que luchar con el prejuicio institucional, una r√≠gida burocracia y sus propios remordimientos de conciencia.

La chica de sus sue√Īos
4.9/5 - (11 votos)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.